El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) presentó su Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción de Hostigamiento y Acoso Sexual, el cual fue aprobado por el Pleno del Instituto el pasado 4 de agosto.

En el documento publicado el miércoles 12 de agosto por el Diario Oficial de la Federación (DOF) se detalla que el propósito de este protocolo es establecer las bases de actuación para la implementación uniforme, homogénea y efectiva de los procedimientos para prevenir, atender y sancionar este tipo de conductas al interior del organismo.  

El nuevo protocolo del Inai establece los lineamientos para evitar y reprender actos de acoso y hostigamiento sexual entre el personal del Instituto y plantea medidas preventivas, tanto para la víctima, como para quien sea responsable.

Además se considera el principio de confidencialidad, presunción de inocencia, respeto, protección y garantía de dignidad; integridad personal, debida diligencia, transparencia, celeridad y prohibición de represalias.

Entre las medidas cautelares en caso de registrarse alguna de estas conductas, el protocolo propone la reubicación física, cambio de unidad administrativa o de horario de labores, además de la posibilidad de laborar fuera del centro de trabajo, siempre y cuando las funciones así lo permitan y la situación lo amerite.

En el artículo 12 del acuerdo presentado por el Inai se estipula que para prevenir y atender el hostigamiento sexual y acoso sexual, "el Comité de Ética y el Órgano Interno de Control, con apoyo de la Dirección General de Administración, deberán realizar acciones de prevención que tengan por objeto disuadir estas conductas a través de su detección oportuna", además plantea las siguientes acciones:

a) Presentar al Pleno del Inai una propuesta de pronunciamiento de "cero tolerancia" a las conductas de hostigamiento sexual y acoso sexual, que deberá comunicarse periódicamente a las personas servidoras públicas, a través de los medios o canales de comunicación institucionales.

b) Asegurar que la totalidad del personal reciba al menos una sesión anual de sensibilización en materia de igualdad entre mujeres y hombres y prevención del hostigamiento sexual y acoso sexual.

c) Brindar facilidades para el proceso formativo de sensibilización de quienes integran el Comité de Ética y para la capacitación de las personas consejeras.

d) Promover una cultura institucional de igualdad de género y un clima laboral libre de violencia, y documentar la campaña de difusión que anualmente se lleve a cabo, entre otros, para prevenir y erradicar el hostigamiento sexual y acoso sexual.

e) Fortalecer las capacidades de las personas servidoras públicas para identificar conductas que impliquen hostigamiento sexual y acoso sexual.

f) Proporcionar a la persona consejera los medios para llevar a cabo sus actividades con oportunidad en los casos de hostigamiento sexual y acoso sexual.

En el protocolo del instituto presidido por Francisco Javier Acuña Llamas también se establece que el Comité de Ética debe incluir en sus programas anuales de capacitación, cursos especializados para las personas consejeras, el Comité y el Órgano Interno de Control en materia de igualdad de género, prevención y atención de casos de hostigamiento sexual y acoso sexual, y otros temas que fortalezcan el ejercicio de cada una de sus funciones en la implementación del protocolo. 

"Esta sensibilización y capacitación será obligatoria y deberá realizarse progresivamente", indica el documento.

Diversas dependencias federales, como la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la cancillería (SRE) han trabajado para el desarrollo y capacitación en materia de protocolos que favorezcan la erradicación de conductas como el hostigamiento y el acoso sexual entre sus funcionarios.

Datos de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reportó que el 27.2% de las mujeres mexicanas de 18 años de edad en adelante, han afirmado haber sido víctimas de acoso o violencia sexual durante el segundo semestre del 2019, en contraste con el 10.1% de los varones.

Con información de María del Pilar Martínez y Arizbeth García.

kg