Durante la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, se informó sobre el programa El Buen Fin 2019, que arrancará el primer minuto del viernes 15 de noviembre y se extiende hasta el último minuto del lunes 18 de noviembre. Es un programa de colaboración, entre el sector público y el privado.

José Manuel López Campos, presidente de la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), informó que participan 80,000 empresas y 175,000 establecimientos, y se espera una derrama de 118,000 millones de pesos. Se mencionó que 1,300 funcionarios de la Profeco estarán atentos para recibir cualquier queja sobre precios que se ofrezcan.

La secretaria de Economía, Graciela Márquez, dijo que la novena edición de El Buen Fin consiste en un fomento a las compras, con descuentos reales y un ofrecimiento a los consumidores de los productos más baratos y de mejor calidad.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que la economía va “requete bien”. Indicó que se llevan a cabo cinco acciones para fortalecer la economía nacional: apoyar la economía familiar; fortalecer el mercado interno; proyectos regionales; promover la inversión privada y fomentar la inversión extranjera. Indicó que se sigue analizando el aumento al salario mínimo el próximo año.

Luego de que elementos del extinto Estado Mayor Presidencial aparecieron cuidando a Evo Morales, el presidente López Obrador dijo que los elementos del extinto organismo fueron trasladados a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), donde ahora laboran. Indicó que él dio la instrucción de que la Sedena se hiciera cargo de la seguridad de Evo Morales, por lo que la dependencia asignó a elementos que se encargaban del resguardo de expresidentes como Felipe Calderón y Enrique Peña.

En tanto, reveló que pidió al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, llevar a cabo las secciones conducentes para proteger a bolivianos y mexicanos que están en riesgo en Bolivia, e incluso tráelos a nuestro país.

Acerca de la polémica porque la nueva ombudsperson Rosario Piedra Ibarra fue nombrada a pesar de tener militancia activa en Morena hasta noviembre, y la ley orgánica de la CNDH ordena que su titular no haya sido militante de partido en el último año, el presidente López Obrador aseveró que eso tuvo que haber sido resuelto por el Senado antes del nombramiento. Dijo celebrar que una hija de quien ha luchado por los desaparecidos esté al frente de la CNDH.

Criticó que a Rosario Piedra Ibarra la sienten en el “banquillo de los acusados” y se le pregunté por qué no cumplió con los requisitos para su nombramiento, sobre su militancia en Morena y las dudas sobre la votación en el Senado.

Acerca de la renuncia masiva de consejeros honorarios de la CNDH, López Obrador aseguró que nadie sabía de ellos. Se le dijo que uno ellos, Alberto Athié, denunció casos de pederastia, a lo que el Presidente dijo: “yo no sabía”.