El Banco de México mantendrá su autonomía y el nuevo gobierno seguirá con la disciplina financiera y fiscal, aseveró el virtual ganador de las elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador.

Mediante un mensaje que dio desde el Hotel Hilton en la Ciudad de México ante miles de simpatizantes, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, dijo que se reconocerán los compromisos contraídos con empresas y bancos nacionales y extranjeros, mientras que los contratos del sector energético suscritos con particulares serán revisados para prevenir actos de corrupción e ilegalidad.

De igual manera, expresó que no habrá necesidad de aumentar impuestos, ni endeudar al país, además de terminar con los gasolinazos.

“Bajaré el gasto corriente y aumentará la inversión pública para impulsar actividades productivas y crear empleos, el propósito es fortalecer el mercado interno, producir en el país lo que consumimos”, dijo.

 Asimismo, el político tabasqueño expuso que la transformación que pretende llevar en el país para desterrar todo acto de corrupción se hará por la vía legal.

“No habrá problema en lograr este propósito porque el pueblo de México es heredero de grandes civilizaciones y por ello es honrado, inteligente y trabajador. La corrupción no es un fenómeno cultural, sino el resultado de un régimen político en decadencia, estamos seguros de que este mal es la causa principal de la desigualdad social y económica y también por la corrupción se desató la violencia en nuestro país”, señaló.

En ese sentido, López Obrador  indicó que su gobierno se centrará en erradicar la corrupción y la impunidad, empezando desde “casa”.  

“Bajo ninguna circunstancia el presidente de la República permitirá la corrupción y la impunidad, sobre aviso no hay engaño, sea quien sea será castigado, incluyo a compañeros de lucha, funcionarios, amigos y familiares, un buen juez por la casa empieza”, argumentó.

 abr