El Ejército Mexicano reveló una lista de 101 delitos que casi 10,000 militares cometieron durante los últimos seis años en las calles, que van desde el robo; homicidio; allanamiento de morada; protección para la fuga de sospechosos; siembra y transporte droga; abuso y violencia contra las personas, traición y hasta inhumaciones y exhumaciones clandestinas, actos que en su mayoría ya fueron sancionados por los tribunales militares.

El Ejército reconoció que castrenses cometieron tortura y violación sexual, dos de los delitos que se buscan sacar del fuero militar para que sean castigados por la autoridad civil.

Vía transparencia, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reveló la lista de los 101 delitos por los que 9,890 militares fueron llamados ante los tribunales de alzada desde diciembre del 2006, cuando el expresidente Felipe Calderón les ordenó su salida de los cuarteles para realizar patrullaje en las calles, hasta el 30 de noviembre pasado.

De ese número, 7,557 ya recibieron una condena y el resto (2,333) está a la espera de su sentencia ante el fuero de guerra. De esa lista, más de 80% es por actos cometidos por los militares fuera de los cuarteles.

Aunque la lista, conseguida a través del mecanismo de transparencia, no especifica el número casos por cada delito, se reveló que entre esos 9,890 procesados, hubo casos por violación sexual y tortura, que junto con la desaparición forzada, se busca que sean juzgados por los tribunales civiles y no sean protegidos por el fuero militar como hasta ahora.

Ante el fuero de guerra, donde los civiles no tienen derecho a acceder para observar el procesamiento de los militares, dicho número de elementos del Ejército fueron procesados también por otros delitos como traición a las Fuerzas Armadas, que según el artículo 275 del Código de Justicia Militar, se comete cuando los efectivos utilizan cualquier bien o recurso humano que tenga bajo su cargo en favor de cualquier miembro de la delincuencia organizada; proporcione información o protección a criminales; o brinde a delincuentes adiestramiento o conocimientos militares, entre otras causas.

Entre el centenar de delitos cometidos también se encuentra la colaboración de militares para el cultivo y cosecha de marihuana, incluso la transportación -por parte de ellos mismos- de cargamentos de narcóticos.

Cabe recordar que en marzo del 2011, la Sedena informó de 13 militares involucrados en el traslado en un vehículo oficial de casi una tonelada de droga -928 kilogramos de cristal y 30 kilogramos de cocaína- de la ciudad de México a Tijuana, Baja California, donde fueron detenidos.

Pero los castrenses también incurrieron en homicidios; extorsiones; allanamiento de morada; asociación delictuosa; pillaje; permitir y hasta proteger la evasión de detenidos, y ejercer violencia en contra de los civiles.

Los tribunales de guerra también procesaron por violación a la Ley de Inhumaciones y Exhumaciones, donde se considera delito ocultar, destruir o sepultar a personas o exhumar cadáveres sin permiso.

También por rendir parte contrario en casos de narcotráfico; homicidio y lesiones culposas; falsificación de documentos, por asociación delictuosa de más de un militar; deserción incluso al extranjero; por permitir la evasión de reos; por posesión sin licencia de cartuchos de uso exclusivo del Ejército; almacenamiento de explosivos, y hasta simulación de pruebas.

En la lista también existen otros delitos de corrupción que pudieron cometerse dentro de las áreas operativas y administrativas como enajenación de lo perteneciente al Ejército, malversación de fondos, fraude, ejercicio indebido del servicio público, además de actos como abandono de mando; asonada y daños a la nación, entre otros delitos.

En respuesta a la solicitud de información, la Sedena indicó que por todos esos delitos ya pagan condena un total de 7,557 efectivos militares en las cárceles de las Fuerzas Armadas, que se ubican en el Distrito Federal, Jalisco y Sinaloa.

ALGUNOS DE LOS DELITOS DE MILITARES EN EL ÚLTIMO SEXENIO

  • Allanamiento de morada.
  • Asociación delictuosa.
  • Abuso sexual.
  • Contra la salud en su modalidad de colaboración en el fomento para posibilitar el cultivo y cosecha de marihuana.
  • Contra la salud en su modalidad de colaborar de cualquier manera para el transporte de narcóticos.
  • Deserción; deserción en horas de servicio; deserción al extranjero.
  • Violencia en contra de las personas en su modalidad de ejercer violencia contra algún individuo.
  • Extorsión.
  • Evasión de detenido.
  • Falsificación de documentos.
  • Homicidio y lesiones culposas.
  • Insubordinación.
  • Uso indebido de sellos.
  • Robo calificado.
  • Protección de fuga.
  • Tortura.
  • Traición a las Fuerzas Armadas.
  • Pillaje.
  • Posesión de cartuchos de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas sin licencia.
  • Simulación de existencia de pruebas.

PROCESO PENAL

  • El 21 de noviembre pasado, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Raúl Plascencia, informó que del 2005 a la fecha la CNDH documentó 34,385 quejas concentradas en cateos ilegales, desaparición forzada, detenciones arbitrarias, ejecuciones y tortura en contra de servidores públicos adscritos a las áreas encargadas de seguridad pública federal, cifra que representa un incremento de 84% en los últimos tres años.
  • Alrededor de 520 militares murieron o quedaron en condición de inutilidad desde que se ordenó su salida de los cuarteles en el 2006 para realizar actividades de combate directo al narcotráfico y el crimen organizado.
  • Del 1 de julio al 30 de noviembre del 2012, seis generales siguen un proceso penal militar, uno más ya fue sentenciado. A 37 jefes militares se les tiene abierta una investigación y tres más ya fueron sentenciados. Son procesos 210 oficiales y 13 más ya recibieron una condena. Cerca de 680 elementos de tropa son actualmente procesados por algún delito.

[email protected]