El Ejército Mexicano completó la toma del control de la seguridad y el desarme de la policía de Apatzingán, luego que desde la noche de ayer arribara un nutrido contingente de fuerzas federales para reforzar la gobernabilidad en una región asediada por el crimen organizado y la lucha entre éstos contra las autodefensas.

Pasadas las 15:00 horas, las autoridades dieron por completado el desarme de la policía de Apatzingán y procedieron a establecer mecanismos de reestablecimiento del orden, con base en el "Acuerdo para el Apoyo Federal a la Seguridad de Michoacán" firmado en la víspera entre la Secretaría de Gobernación y el gobierno michoacano encabezado por Fausto Vallejo.

La prensa michoacana cifró en más de 3,000 los elementos de las fuerzas federales enviadas a la región de la Tierra Caliente michoacana, de los que al menos 300 fueron canalizados hacia Apatzingán para devolver el orden a esta población convulsionada por incendios, tiroteos y enfrentamientos entre distintos grupos.

FOTOGALERÍA: Fuerzas federales ingresan a Apatzingán

En la Tierra Caliente se enviaron elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, de la Secretaría de Marina y de la Procuraduría General de la República, entre otras dependencias. Asimismo, los refuerzos visten de igual manera como civiles y uniformados, según medios de comunicación michoacanos.

La prensa local también informó que al medio de este martes había en Apatzingán al menos 50 vehículos entre patrullas y autobuses blindados, mismos que ha ayudado a las fuerzas federales a retomar el control de la región.

En Uruapan, el Ejército y la Policía Federal ingresó a la sede de la policía municipal, donde acuarteló al personal operativo presente para una revisión del armamento.

Luego de las 15:00 horas, el Ejército ordenó la concentración de todo el personal uniformado para cotejar si todos los empleados y armas registradas son los mismos que aparecen en las nóminas y registros del municipio.

A las 17:00 horas, la prensa local advirtió de una aparente y muy tensa calma en Uruapan y Apatzingán.

AUTODEFENSAS REPLIEGAN AL EJÉRCITO

Mientras que un contingente del Ejército Mexicano tomaba la plaza de Apatzingán, otro se dirigía hacia Nueva Italia, Chinicuila, Coalcomán, Tepalcatepec y Parácuaro.

En prácticamente todas estas poblaciones las autodefensas pudieron repeler las acciones de las fuerzas especiales por intentar que estos grupos de civiles armados depongan las armas, como ayer los exhortara el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Desde las redes sociales, los grupos de autodefensas llamaron a la sociedad en general a no dar tanto crédito a los medios locales y nacionales sobre las acciones del Ejército en Michoacán.

Enfatizaron además en que los militares cobraron la vida de cuatro personas tras intentar tomar la población de Cuatro Caminos y Antúnez.

En Nueva Italia, las autodefensas lograron bloquear el ingreso de las fuerzas especiales. En Chinicuila y Coalcomán los grupos de autodefensas reforzaron sus barricadas y llamaron a los pobladores a repeler al Ejército.

Desde las redes sociales, las autodefensas confirmaron que no depondrán las armas. Juzgaron una vez más como falso la videograbación en la que José Manuel Mireles, uno de los líderes visibles de estos grupos, llamó a deponer las armas.

También evidenciaron que personas acarreadas por el crimen organizado demandaron la salida del Ejército de Lázaro Cárdenas y de Uruapan, además de que exigieron que las autodefensas no vuelvan a entrar en Apatzingán, todos, territorios señalados como zona de influencia de Los Caballeros Templarios.

Al mismo tiempo, en Parácuaro era velado uno de los civiles fallecidos anoche en los enfrentamientos entre el Ejército y las autodefensas: Rodrigo Benítez.

Al respecto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dijo que inició una investigación de oficio por las presuntas violaciones a los derechos humanos de cuatro civiles, entre ellos un niño de 11 años, que fallecieron ayer por la noche.

Violencia Michoacán

Con información de La Voz de Michoacán, Provincia y Cambio de Michoacán.

nlb