Con casi 300,000 votos cierra y se presenta hoy, en la Cámara de Diputados, la consulta de la Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación, que convocó a los mexicanos a pronunciarse por alguno de los 10 retos que se plantearon vía Internet.

La consulta ubicó a la Educación, Agua y Seguridad Alimentaria (en ese orden) como los principales retos del país, dentro de una lista de 10, en las preferencias de quienes consideran que la ciencia puede contribuir a resolver las problemáticas que más afectan a nuestro país. El reto de Educación está coordinado por Axel Didriksson Takayanagui; el del Agua, por María Luisa Torregrosa, y el Seguridad Alimentaria, por Miguel Carrillo Villarreal.

EL RETO DE LA EDUCACIÓN

La ciudadanía ha definido con claridad que la educación es un tema transversal muy importante para la vida social y el desarrollo del país , aseguró el coordinador de este reto, Didriksson Takayanagui.

El exsecretario de Educación del DF dijo que las personas que participaron comprenden muy bien que la educación es la base en la que se pueden desarrollar los otros nueve retos.

El primer balance, por la participación ciudadana, es positivo. Es un evento inédito , consideró Didriksson. Sintetizar la información, proponer una reforma sistemática clara y muy precisa para los tomadores de decisiones será parte del siguiente paso.

Los resultados con propuestas serán enviados a instituciones como el Conacyt, las cámaras de diputados y senadores, las universidades federales, nacionales y estatales, y a todos los órganos que se involucran directamente en los temas que está trabajando la Agenda.

Como la participación fue muy buena, los coordinadores de esta consulta están pensando en realizar más ejercicios como éste para dar voz a las necesidades de los ciudadanos.

LA REFORMA Y LA EVALUACIÓN ?NO SON SUFICIENTES

Luego de ubicar a la educación como reto principal, la propuesta hacia los tomadores de decisiones irá hacia modernizar el sistema educativo nacional desde una perspectiva científica, humanística y tecnológica, con una gestión innovadora que vaya al fondo de los aspectos educativos, no solamente de un sector, explicó el sociólogo.

Con la reforma educativa o con la evaluación universal de docente –añadió-, no se van a alcanzar los objetivos: Nosotros planteamos un escenario de 20 años o más, para que sienten las bases y efectivamente nuestro sistema educativo nacional logre articularse adecuadamente .

Especialista en el tema de educación, el investigador aseguró que hay dos condiciones que, si se aplican a corto plazo, pueden impactar el mediano y largo plazo, una tiene que ver con cambiar los planes y programas de estudios, los contenidos pedagógicos y didácticos y virtuales sobre los cuales se hace la gestión académica escolar en todos los niveles, desde educación inicial hasta educación superior.

Sobre esto se propone tener niveles de complejidad distintos, de acercamiento a los valores, los métodos, los lenguajes, los contenidos del conocimiento científico: Debemos enraizar en los estudiantes, desde educación inicial básica y hasta superior, todo aquello que contribuya al desarrollo de la creatividad, la construcción conceptual, el desarrollo de capacidades lógico-matemáticas, la capacidad de construir categorías, solución de problemas desde contenidos innovadores y tecnológicos .

La segunda condición necesaria tiene que ver con los temas de frontera que están vigentes en el terreno internacional como desarrollos de la humanidad, los cuales se deben adecuar y actualizar para que los profesores, directivos y los propios estudiantes sepan que estamos en una gran revolución científico-tecnológica, explicó.

Es decir, por un lado el desarrollo de capacidades de investigación para que los estudiantes conozcan lo que es la investigación, no solamente para ser investigadores, también para transformar su realidad y, por otro lado, clases adecuadas a lo que hoy es el conocimiento de frontera y se comprendan temas como la nanotecnología, el mapeo del genoma humano, la microelectrónica, etcétera.

Lo que hemos tenido en el terreno de la educación en los últimos dos sexenios, sintetizó, es un desastre absoluto y este (sexenio) parece apuntar en lo mismo, con propuestas superficiales y que no van al fondo de lo que significa una reforma integral.

No hay que equivocarse otra vez , concluyó.

[email protected]