La campaña a la gubernatura del Estado de México se ha realizado bajo condiciones de guerra sucia y gasto significativo en propaganda, además de que se han registrado pocas propuestas y muchas promesas, indicaron especialistas.

Helena Varela, del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, destacó que varios aspectos observados durante el desarrollo de las campañas se vieron reflejados en el debate entre aspirantes del pasado 8 de junio.

La primera de ellas tiene que ver con las pocas propuestas que en realidad hay y me refiero a propuestas específicas, porque hay muchas promesas.

Hemos visto (...) los 6,000 famosos compromisos del candidato del PRI (Eruviel Ávila), pasando por la tarjeta La Cumplidora del candidato del PRD (Alejandro Encinas) y por otra serie de promesas, igual no tan claramente identificadas (...), por parte del Partido Acción Nacional (Luis Felipe Bravo Mena) , comentó Varela.

De analizarse el debate -añadió la investigadora- cuando se abordaron los tres temas fundamentales para la vida del Estado de México (seguridad, buen gobierno y democracia), en realidad hubo muy poco específico que pudiera sacarse de ahí (...) en términos de identificar un candidato que realmente llegue con un programa de trabajo claro , puntualizó.

Así, Varela especificó que ha sido una campaña poco propositiva, aunado a los ataques que se han visto entre los aspirantes. A falta de propuestas, pues lancemos dardos.

Si pudiéramos ir analizando cada uno de los ataques y ver qué impacto tienen (...), lo que me parece (...) más sobresaliente es que a la ciudadanía, nuevamente, nos están dejando con la impresión de que vamos a tener que votar por un partido y muy poco por lo que se está realmente proponiendo como plan de trabajo , agregó.

CRECEN LAS DESCALIFICACIONES

En tanto, el director de Ciencias Políticas en el Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México, Raymundo Antonio Pineda, coincidió en que el proceso electoral -en la entidad más poblada del país- ya está en periodo de campaña negra.

Lo cual no abunda al conocimiento de las plataformas de los partidos y a la propuesta, ya que se ha centrado en descalificaciones por parte de los candidatos , aseveró el académico.

Consideró que también se ha privilegiado la imagen, las descalificaciones y el encono.

Asimismo, abordó el tema de los gastos de campaña. El gasto que han realizado los partidos ha sido significativo . Opinó que si se toma en cuenta el tope de gastos de campaña, que es de 203 millones de pesos, es probable que se esté cerca de llegar a ese límite.

Analistas mencionaron que el caso Jorge Hank Rhon tuvo un impacto en la campaña a Gobernador del Edomex.

Consultado por este diario, el académico Luis Pérez Juárez alertó que este caso podía convertirse en un tiro por la culata para el gobierno federal, ya que cuando se ha pretendido judicializar una campaña a través de detenciones, los resultados son adversos.

mrubi@eleconomista.com.mx