El jefe de Gobierno de la ciudad de México, Marcelo Ebrard, y varios legisladores de la oposición pidieron este martes al presidente Felipe Calderón respeto a la decisión del gobierno argentino de estatizar YPF, tras las críticas emitidas por el mandatario.

"Tenemos que respetar las decisiones que toma otro país", dijo a la prensa el alcalde capitalino en reacción a las críticas que hizo Calderón al anuncio de la presidenta argentina sobre la expropiación del 51% de las acciones de la filial de la petrolera Repsol, a la que calificó de "muy lamentable".

"Siempre hemos estado a favor, toda la vida, toda la historia de México, de la autodeterminación de los pueblos. Y si el pueblo y el gobierno argentinos han tomado esa decisión la debemos respetar", añadió Ebrard.

Para Ebrard, la expropiación de YPF "es una decisión que va en el mismo sentido que muchos otros países han hecho y que México iniciara en los años 30".

En 1938 el entonces presidente mexicano Lázaro Cárdenas nacionalizó la industria petrolera y creó la Pemex, que sigue teniendo el monopolio de la explotación de crudo.

En el mismo sentido apuntó el coordinador de los diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Francisco Rojas: "La decisión que tomó la presidenta Kirchner es una decisión soberana de un país democrático en uso de sus facultades correspondientes y por eso merece todo nuestro respeto".

Rojas, que entre 1987 y 1994 fue director de Pemex, sostuvo que Calderón "está haciendo uso de su libertad de expresión", pero como presidente "tiene que actuar siempre a nombre del Estado mexicano".

"Calderón se porta majadero", acometió por su parte el senador del PRD Pablo Gómez, para quien el anuncio de Kirchner "es una decisión soberana de un país como la que tomó el general Lázaro Cárdenas en su momento, que expropió los bienes de las compañías petroleras extranjeras".

klm