Washington.- Estados Unidos está "preocupado" por el surgimiento de milicias para combatir a los narcotraficantes en Michoacán y está preparado a ayudar en lo que sea posible, dijo este viernes el secretario de Estado, John Kerry.

Kerry indicó brevemente que Washington "no teme pero si está preocupado" por la situación y está "preparado para tratar de ser útil en lo posible".

El secretario de Estado ofreció declaraciones a periodistas previo a una reunión bilateral con su homólogo mexicano, José Antonio Meade, en Washington.

Ambos, junto al canciller canadiense, John Baird, habían sostenido previamente un encuentro tripartito de preparación para la cumbre de presidentes norteamericanos que tendrá lugar el febrero en México.

El gobierno de México continuaba esta semana la toma de Michoacán con el despliegue de policías federales y el ejército, tras varias semanas de confrontaciones armadas entre autodefensas y narcotraficantes.

Las autoridades mexicanas advierten sobre el riesgo de que los civiles alzados en armas para defenderse del narcotráfico (autodefensas) acaben convirtiéndose en un grupo criminal parecido al que combaten.

En ese sentido, el gobierno reclama a las autodefensas que abandonen las comunidades tomadas y entreguen las armas, que han acumulado con el fin declarado de expulsar al cártel Los Caballeros Templarios.

Michoacán, donde gran parte de la población vive en la pobreza, se ha convertido en el desafío de seguridad más apremiante para el presidente Enrique Peña Nieto, quien al asumir el poder en diciembre de 2012 heredó una guerra contra el crimen organizado que ha dejado más de 77,000 muertos en todo el país desde finales de 2006.

mac