El presidente Enrique Peña Nieto refrendó su determinación de garantizar la libre expresión y el respeto al voto de los mexicanos en los comicios presidenciales del próximo 1 de julio, a fin de fortalecer las instituciones y contribuir a mantener un ambiente de certidumbre para el desarrollo del país.

“Como cada seis años, nuestro país vive un intenso proceso electoral que refleja la vitalidad de nuestra democracia y que definirá el rumbo de nuestra nación. Quiero reafirmar, ante ustedes, la determinación del gobierno de la República de asegurar condiciones que permitan la libre expresión y el respeto a la voluntad de la ciudadanía”, expresó durante su encuentro con los industriales de México.

“Con ello, fortalecemos nuestras instituciones y contribuimos a mantener un ambiente de certidumbre para el desarrollo”, afirmó.

En el evento que tuvo lugar en el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos, el titular del Ejecutivo federal tomó la protesta estatutaria a Francisco Cervantes Díaz como nuevo presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Desde la perspectiva de Peña Nieto, México, como cualquier otro país, necesita certidumbre para asegurar su desarrollo.

“El aumento en las inversiones, el crecimiento sostenido y la histórica generación de empleos”, logrados durante su gobierno, expresó, “nos confirman que hoy México cuenta con la confianza de sus empresarios e industriales”.

El mandatario mexicano se dijo seguro de que, bajo el liderazgo de Francisco Cervantes, el sector industrial del país se sumará para hacer un frente común con el gobierno federal y seguir promoviendo crecimiento, desarrollo económico e innovación y elevar así la competitividad y productividad.

“Te deseo el mayor de los éxitos al frente de la Concamin”, expuso.

Al hacer un balance de los logros alcanzados en el país bajo su mandato, resumió que en su gobierno se aseguró un entorno favorable para la inversión, a partir de cinco ejes:

“Mantener la estabilidad macroeconómica, impulsar el fomento económico, promover la productividad, potenciar el desarrollo regional y fortalecer el Estado de Derecho”, mencionó.

Una de las principales preocupaciones de los empresarios y de todos los mexicanos sigue siendo la inseguridad, reconoció; “reto nacional” que exige el fortalecimiento de las instituciones encargadas de su combate en los tres órdenes de gobierno, así como una mayor coordinación entre éstas y la participación de la ciudadanía y del sector privado.

En los últimos dos meses, informó, se han obtenido resultados alentadores con el operativo Escudo Titán, que ha disminuido la incidencia delictiva en 15 municipios con los índices más altos de criminalidad.

rramos@eleconomista.com.mx