En su primera gira como presidente electo, Enrique Peña Nieto, dijo en Durango que ya no es momento para las diferencias, sino para privilegiar las coincidencias en los ámbitos público y privado para trabajar en favor de lo que México necesita.

La transición -puntualizó- me dará oportunidad de reafirmar los compromisos asumidos, de comprometerme en todos los instrumentos de política pública, social, para el campo, para la seguridad, que permitan elevar la calidad de vida y abatir los rezagos.

Y así hacer de estos momentos de dificultad y de crisis, que en distintos ámbitos se vive en las entidades del país, una oportunidad para cambiar y transformar, para que todos los mexicanos depongamos diferencias legítimas y naturales que tengamos, porque ése es el clima que prevalece en la democracia.

Peña destacó que por encima de esas diferencias debe estar el interés nacional. El interés de estar unidos como sociedad -atajó- y que estemos decididos a actuar en definición conjunta de objetivos, para que la representación de la sociedad sepamos actuar de manera constructiva y positiva, de aquello que favorezca realmente a tomar acciones.

Peña defendió a su equipo de transición. El interés es que quienes tengan experiencia, capacidad probada, trayectoria, conocimiento específico, integren el equipo de transición, argumentó en compañía de la experredista Rosario Robles.

También refirió que su gobierno no trabajará de manera sesgada y parcial en beneficio de unos cuantos, y menos que los criterios que se asuman en su administración serán de carácter partidario.

Indicó que se debe asumir una nueva actitud frente a los retos. Creo que ya pasamos por ese periodo, donde la diferencia fue tan marcada y señalada que, a la vez, fue obstáculo para lograr los acuerdos, completó.

No sólo se trata de hacer reformas -prosiguió-, yo estoy convencido de que no todo depende de las reformas; será importante llevarlas a cabo, pero está en mucho en la actitud que tengamos, en la eficacia del gobierno, en la capacidad de responder con oportunidad, con celeridad.