Diputados del PRD y PRI señalaron que no aceptarán presiones de nadie para aprobar la reforma laboral, mientras que el PAN confío en que puedan avanzar en este tema.

Luego de que el presidente Felipe Calderón Hinojosa se refirió la víspera a la tardanza de los diputados para llegar a un acuerdo en ese tema, el presidente de la Mesa Directiva, Guadalupe Acosta Naranjo, aceptó que se requiere de una reforma laboral, pero que sea integral.

Le tenemos que decir al Presidente de la República que el Congreso va a trabajar sin presión alguna, pero que lo haremos atendiendo que es una necesidad de los ciudadanos y, por lo tanto, como se dice coloquialmente el Congreso debe ponerse las pilas , indicó el también diputado del PRD.

Por separado, el coordinador de los diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Francisco Rojas Gutiérrez, manifestó que el presidente tiene derecho a expresar sus opiniones, pero es claro que lo está haciendo más como panista que como titular del Ejecutivo federal

Mientras que su correligionario de bancada, José Ramón Martel, dijo que los legisladores aprobarán la reforma laboral, una vez que se apruebe la ley de Seguridad Nacional.

En ese sentido el también legislador priista, Jorge Carlos Ramírez Marín, señaló que la reforma laboral estará lista cuando existan los consensos entre las organizaciones sindicales y al mismo tiempo haya certeza de las cosas que puedan acordarse entre los sectores productivos.

Por su parte, el vicecoordinador del Partido Acción Nacional (PAN), Carlos Alberto Pérez Cuevas, respaldó las declaraciones del Presidente de la República y confío en que al solicitar licencia el priísta y presidente de la Comisión del Trabajo, Tereso Medina, "esto sea positivo y podamos avanzar en este tema .

apr