En el próximo periodo ordinario de sesiones de la Cámara de Diputados el desahogo de temas pendientes de la agenda legislativa que no han concretado por falta de acuerdos entre los grupos parlamentarios de las siete fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión se antoja cuesta arriba.

La designación de cinco consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE), aplazada una y otra vez durante el año que terminó, figura entre los principales asuntos a tratar entre el 1 de febrero y el 30 de abril del 2014. Así como la aprobación de las leyes reglamentarias en materia de telecomunicaciones, iniciativa ciudadana e iniciativa preferente, pensión universal para adultos mayores y seguro de desempleo, así como la expedición del Código Nacional de Procedimientos Penales, aprobado por los senadores.

Tras la concreción de la reforma constitucional en materia político-electoral, pendiente de ratificación por parte del Constituyente Permanente y que prevé la creación del Instituto Nacional de Elecciones (INE) en reemplazo del IFE, se complicará la tarea de los diputados federales, puesto que ahora deberán designar no sólo cinco, sino siete nuevos consejeros electorales.

Y es que mientras el Consejo General del IFE se conforma actualmente por nueve consejeros electorales, la Constitución establece que el nuevo INE tendrá 11.

Respecto de los cambios secundarios pendientes para reglamentar el derecho constitucional a pensión universal para adultos mayores de 65 años y de seguro de desempleo, priístas, panistas y perredistas negocian el tema de manera directa con los representantes del Ejecutivo a la búsqueda de consensos que permitan su aprobación antes del próximo 30 de abril.

[email protected]