La Cámara de Diputados aprobó el dictamen con proyecto de decreto que modifica el Código Penal para sancionar hasta con 15 años de prisión a quien aumente de precio los productos de higiene personal e insumos médicos en periodos de crisis.

Con 465 votos a favor el asunto fue avalado y turnado al Senado de la República para continuar con su proceso legislativo.

El proyecto plantea que a quien incurra en el acaparamiento, ocultación, injustificada negativa para su venta, limitación de la producción o eleve el precio de venta de productos de higiene personal, insumos médicos y bienes destinados a la prevención de contagio de enfermedades se le aplicará una sanción de hasta 15 años.

Por ello, se propone la adición del artículo 254 Quáter al Código Penal Federal que establecerá que "a quien cometa algunas de las conductas previstas en las fracciones I a V del artículo 253, las fracciones I y VI del artículo 254 y las fracciones I y III del artículo 254 Bis, se le aumentará hasta una mitad más en su mínimo y máximo, la pena que corresponda”.

Durante la discusión, el promovente de la iniciativa, el diputado federal de Acción Nacional (PAN), José Elías Lixa, señaló que el Estado debe garantizar la seguridad y condiciones de la población en acontecimientos desastrosos, sin embargo, aseguró que hay algunos individuos que aprovechan de la situación de emergencia para obtener un beneficio económico mayor al obtenido en condiciones normales de mercado.

"Desde que inició la pandemia advertimos que el incremento de costos se estaba dando en todos los rincones del país y que es necesario poner un límite para que todos puedan continuar adquiriendo los productos de primera necesidad, pero, también los necesarios para enfrentar la contingencia".

En tanto, su compañera de bancada y presidenta de la Comisión de Justicia de San Lázaro, Pilar Ortega indicó que es frecuente observar distorsiones del mercado ocasionadas por esta forma deliberada de quienes ponen a la venta los productos a través de alza de precios, del ocultamiento o acaparamientos, a fin de tener un lucro.

Por ello, reconoció la importancia de los derechos de las y los consumidores; sin embargo, dijo, en el actual marco legal están indebidamente protegidos.