La presidenta del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), Mariclaire Acosta Urquidi hizo votos para que el Sistema sea tomado en cuenta por la próxima administración que encabezará Andrés Manuel López Obrador como la herramienta principal para el combate al cohecho.

“Hay que cambiar muchas cosas, es un mal muy arraigado desgraciadamente en la clase política, muy arraigado también en la sociedad lamentablemente y también en el sector empresarial”, apuntó en entrevista para El Economista vía telefónica.

Urquidi acotó que el SNA se creó debido al reclamo de la sociedad “y es un instrumento que hay que aprovechar y creo que nosotros estamos en la mejor disposición de aportar todo lo que tenemos y lo que hemos logrado en estos meses”.

La también presidenta del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del SNA añadió que hay diferentes puntos en los que se coincide con la plataforma electoral del candidato electo a la presidencia de la República por los partidos Morena, Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES).

Una de las coincidencias, puntualizó Acosta Urquidi, es la analogía utilizada por el virtual presidente de la República en referencia a que la corrupción se combate desde las más altas esferas hacia los puestos menores dentro de la administración pública federal.

“Yo creo que decir que la corrupción digamos se acaba barriendo de arriba hacia abajo es certero, hay que dar el ejemplo y los procesos de cambio son reales cuando las personas que ocupan los más altos puestos ponen el ejemplo. A mi me parece que eso, vaya, es indudable y creo que es un acierto decirlo”, dijo.

Agregó que, no obstante a el diagnóstico referido del candidato electo, el mal de la corrupción en el país se encuentra arraigado hasta los más profundo de los diferentes sectores de la sociedad. 

Asimismo, Acosta Urquidi felicitó a López Obrador por el triunfo obtenido en las urnas además de que celebró la afluencia de los ciudadanos en la jornada electoral del pasado domingo.

hector.molina@eleconomista.mx