Humberto Moreira, ex gobernador de  Coahuila, fue restituido como militante del PRI porque el proceso por el que se revocó su militancia presentó irregularidades que contravienen la propia normativa del instituto político,  dictó la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). 

 

La Sala Superior resolvió -por unanimidad- que en el caso del ex gobernador no fue respetado el debido proceso por la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI. 

Esto, luego de que en abril se expulsó al gobernador porque el Partido Joven lo postuló al Congreso local por la vía plurinominal, contraviniendo así los estatutos del partido.

 

Así, se dijo que  al expulsar a Moreira no se le emplazó sobre su procedimiento , con lo que se violó el debido proceso y a la par hubo agravios al derecho  de defensa y audiencia; y en el procedimiento por el que se quitó la militancia al exgobernador. 

 

“La pérdida de la militancia sí debe cumplir las formalidades esenciales del procedimiento, lo cual implica emplazar a la persona cuyos derechos habrán de ser objeto de la decisión, a fin de que manifieste lo que a su derecho convenga, además de que se le se debe notificar la resolución final”, se consideró en la sentencia.

“La propia normativa partidista así lo establece para el caso concreto (…) el artículo 122 del Código de Justicia Partidaria dispone que todo procedimiento que se instaure para la instrucción de la solicitud de la pérdida de militancia, se sujetará a las reglas relativas a los procedimientos sancionadores, toda vez que tales formalidades no se cumplieron en el caso concreto, la propuesta es revocar la resolución impugnada así como todo lo actuado en el expediente en cuestión, a efecto de que se emplace debidamente al actor”, se leyó en la cuenta del proyecto a cargo de la magistrada Mónica Aralí Soto Fregoso.