El hecho que se diera a conocer la detención del gobernador de Chihuahua, César Horacio Duarte Jáquez en Florida, justo cuando el presidente, Andrés Manuel López Obrador, se encontraba de visita en Estados Unidos, es una buena señal de que hay una excelente relación, comunicación y coordinación entre él y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó el senador Cruz Pérez Cuéllar.

En entrevista, el legislador morenista dijo que también demuestra la voluntad del mandatario mexicano de ir en contra de la corrupción y la impunidad, independientemente de quien se trata.

Eso quedó demostrado, no sólo con la detención de Duarte Jáquez, sino con las de la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga y del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin e, incluso, con las sanciones en contra de la empresa propiedad de León Manuel Bartlett Álvarez, hijo del director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, al comprobarse irregularidades cuando intentó venderle insumos médicos al Instituto Mexicano del Seguro Social, expuso.

El integrante de la fracción legislativa de Morena en la Cámara de Senadores destacó que, “sin hacer mucho espaviento”, López Obrador dejó que la Fiscalía General de la República (FGR), la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda (SHCP) hagan su trabajo.

De acuerdo con el legislador, ahora corresponde a la FGR y a las autoridades de Chihuahua determinar si se procesa primero por los presuntos delitos que motivaran una orden de aprehensión girada por una instancia judicial federal o bien por las conductas delictivas del ámbito estatal.

En su opinión, ahora, a lo que hay que estar atentos, es a ver cómo se desarrolla el proceso; ver si el exmandatario presenta una impugnación; si se defiende tratando de impedir la extradición o si coopera con la autoridad para que sea enviado a México para someterse a juicio.

“Lo importante es que se actúe conforme a derecho; que se respete el debido proceso”, insistió.

En ese sentido mencionó que tiene confianza en el gobierno federal para que se realice un juicio justo, apegado a la legalidad, pero no en las autoridades de Chihuahua.

En su opinión, “es absolutamente importante” que, en ese caso, se investigue a fondo los hechos y se procese a todos los que resulten involucrados, no sólo al exgobernador.

“La detención es una buena noticia, pero, ahora, lo importante es que se haga justicia y, si se comprueba que cometió un delito y atentó contra los recursos de los chihuahuenses, sea castigado. “Lo más importante es la reparación del daño” que presuntamente causó”, abundó.

El exgobernador Duarte Jáquez es acusado de desviar alrededor de 250 millones de pesos del presupuesto de Chihuahua a las campañas electorales del PRI y 6.5 millones de dólares a empresas privadas.

[email protected]

kg