El secretario de Planeación y Finanzas, Jorge López Portillo Tostado, destacó que los números destacan que es mejor invertir en los servicios básicos de agua potable, drenaje, electrificación y caminos en las comunidades indígenas.

Este año como parte de la inversión anunciada por el gobernador del estado, José Calzada Rovirosa, de 400 millones de pesos, recursos tripartitos, para caminos y carreteras se destinarán 216 millones de pesos; para agua potable, 13 millones; drenajes, 86 millones, y electrificación, 50 millones de pesos.

Lo anterior para atender el rezago de piso firme en donde Amealco y Tolimán tienen una cobertura de apenas 8 y 7%, respectivamente.

En el estado 2.1% de viviendas están sin electricidad, donde Pinal de Amoles abarca 18.3%, mientras que Tolimán y Amealco representan 8.8% cada una y dada la dificultad que ocasiona la dispersión de las comunidades para llevar infraestructura eléctrica se están buscando energías alternativas.

En Querétaro, de acuerdo con el último Censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, se registran 93,021 indígenas, concentrándose en las zonas de Amealco y Tolimán, además en Arroyo Seco, Jalpan, Cadereyta, Colón, Ezequiel Montes, Huimilpan, Peñamiller, la zona metropolitana de Querétaro y San Juan del Río.

El Secretario de Planeación y Finanzas detalló que el número de comunidades se ha incrementado en poco menos de 2%, con 232 localidades, mientras que lo que viene a la baja son los hablantes de lengua indígena.

Apoyos productivos.

El apoyo a los programas productivos, aseveró Portillo Tostado, están transformando la visión y la dignidad de los indígenas que participan en ellos.

El hecho de que cada vez son más señoras que se incorporan al tejido de las piezas de Mäka da dignidad y profundiza en un tema central, la cultura indígena. Ahora que reciben ingresos transforman los usos y costumbres, incluso ya son rebasados por esta nueva condición , sostuvo.

El funcionario enfatizó lo fundamental que son las opciones de empleos, por ejemplo, Mäka y el Programa Tsuni (que atiende a las niñas indígenas de quinto y sexto año de primaria y primero de secundaria), puesto que son las mujeres indígenas quienes sufren triple marginación: por ser indígenas, mujeres y pobres.

El Programa Mäka está teniendo un impacto muy importante en las comunidades de San Idelfonso Tultepec y Santiago Mexquititlán, en el municipio de Amealco, debido a que está centrado en uno de los mercados más exclusivos del mundo, que es la confección y vestimenta para las personas con alto poder adquisitivo, lo que le está llevando a generar una derrama económica sin precedente.