Desorientados, sin ningún comunicado oficial o información clara, es como trabaja personal administrativo de los hospitales de gobierno ante la entrada en vigor del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), servicio que sustituyó al Seguro Popular.

“Ahorita no tenemos ninguna notificación, ninguna plática. Estamos totalmente desorientados, igual que los pacientes”, así respondió personal de atención ciudadana del Hospital General Xoco ante el cuestionamiento sobre las reglas para recibir algún servicio médico.

“No se nos ha informado bien. Nosotros seguimos pidiendo el Seguro Popular (...) Su número de afiliación sigue vigente, todavía en diciembre se estuvieron haciendo cédulas de seguro popular, aquí venía la señorita de Seguro Popular (...) Nosotros seguimos manejándolo”, detalló María Concepción Escalante Cruz, jefa de enfermeras del Centro de Salud Dr. Manuel González Rivera.

Escalante Cruz también indicó que nadie se ha acercado para informar sobre el funcionamiento del nuevo programa de salud, además de que “todavía no nos dicen cuándo nos van a dar capacitación”.

Por su parte, Rafael Giles, administrador de la misma unidad médica, aseveró que la única indicación que dieron sus superiores es que ya no se iban a cobrar los 6 pesos que cuesta una consulta en dicho centro de salud.

“La indicación es que ahorita ya no se va a cobrar, que nada más se debe traer su INE, CURP y Acta de Nacimiento (...) Todavía no llega el oficio, pero ya nos dieron la indicación de que no se va a cobrar”.

No obstante, reconoció que como tal no les han dicho cómo se manejará este nuevo sistema de salud. “Todavía no han dicho para cuándo la capacitación”.

Esta confusión se presenta también con pacientes y familiares. Tal es el caso de Fabiola Ríos, quien tiene a su hijo internado en el Hospital General Xoco.

Fabiola indica que a su hijo no lo quisieron afiliar al sistema de gratuidad médica por vivir fuera de la CDMX, lo que ocasionó que le cobraran más de 5,000 pesos por una operación.

“Tengo a mi hijo hospitalizado desde el día 1, no me lo quisieron afiliar al Seguro Popular porque dicen que como viene del Estado de México (el servicio) sólo es para los de la Ciudad de México. Me dijeron que me va a costar la operación de 5,000 a 6,000 pesos”.

Mientras que en el caso de María de Lourdes, quien también tiene a su hijo hospitalizado a raíz de un accidente de moto, el servicio sí fue gratuito, pero no así el material para su operación.

“Lo que ellos dicen es que no nos van a cobrar, pero sí tuvimos que pagar el material, fueron más de 16,000 pesos y ellos mismos nos dan el lugar en dónde comprar”.

[email protected]