La Secretaría de Gobernación (Segob) informó al Senado que el año pasado disminuyeron los delitos de narcotráfico en el país, pero aumentaron los secuestros y el homicidio. La Segob afirmó que los delitos que aumentaron son responsabilidad de los gobiernos estatales.

En promedio, los mexicanos denuncian diariamente 4,980 delitos, de los cuales 364 son por delitos del fuero federal y 4,615.9 del fuero común.

En un informe sobre los avances del Plan Nacional de Desarrollo, en el capítulo sobre Estado de Derecho y Seguridad , la Segob mencionó que en el 2011 se registraron 1 millón 817,843 delitos a nivel nacional, lo que representó una disminución de 1.1% en comparación con el 2010.

Según el documento, los delitos del fuero federal que aumentaron fueron los fiscales (107.5%), a instituciones bancarias (34.5%), portación de arma de fuego (13%) y contra servidores públicos (4.6 por ciento). En contraste, los delitos que disminuyeron, según la Segob, fueron los clasificados contra la salud, es decir, narcotráfico, en 22.5%, así como los ataques a las vías generales de comunicación (2.2%), donde se clasifican a los narcobloqueos.

Los delitos del fuero común que aumentaron son el homicidio en 4%, el secuestro en 2.8% y el robo 1.5% respecto del 2010. El número de homicidios dolosos y culposos por cada 100,000 habitantes fue de 33%, mientras que para el 2010 fue de 31.7.

Se destaca que se registraron 133,045 delitos del fuero federal, que representan solamente 7.3% del total de delitos cometidos en el país, lo que significó un aumento de 0.6% respecto del año anterior.

Los delitos del fuero común se ubicaron en 1 millón 684,798 delitos, lo cual implica una disminución de 1.2% con respecto al 2010.

Menciona que el promedio diario de delitos denunciados es de 4,980.4: en promedio 364.5 por delitos del fuero federal y 4,615.9 del fuero común.

En tanto, los delitos del fuero común que disminuyeron fueron el daño en propiedad ajena (9.5%), fraude (8.7%), lesiones (8.5%) y abuso de confianza (2.5 por ciento).

jmonroy@eleconomista.com.mx