El coordinador del grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo, sugirió a Enrique Peña Nieto, presidente electo de México, ajustar la organización de su administración en función de necesidades y no de ocurrencias.

Esto ante la eventualidad de que el priísta ordene la presentación de una iniciativa de reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal para crear nuevas secretarías de Estado, desaparecer alguna y reajustar las funciones de otras, a través de los legisladores de su partido y si decide hacerlo antes del próximo 1 de diciembre, fecha en que asumirá el cargo de Presidente de México- o lo haga de manera directa al estar ya en funciones.

De ser procesado el proyecto correspondiente en la Cámara Baja, su desahogo y dictamen correspondería a la Comisión de Gobernación.

Según versiones de legisladores consultados sobre estas propuestas, Peña Nieto tiene clara la necesidad de desaparecer la Secretaría de la Función Pública, cuyas funciones desempeñaría en adelante la propuesta Comisión Nacional Anticorrupción.

Se prevé también la creación de la Secretaría del Interior, en sustitución de la Secretaría de Seguridad Pública, que encabeza ahora Genaro García Luna; así como de las secretarías de Telecomunicaciones y de Infraestructura, mismas que se harían cargo del trabajo que a la fecha desempeña la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

La reforma legal contemplaría además otras nuevas secretarías de Estado, las mencionadas son la Secretaría de la mujer, la del agua, de la presidencia, de pesca, y la de ciencia y tecnología.

En opinión de los priístas, la intención no es crear más burocracia sino básicamente lograr un desempeño eficaz del nuevo gobierno federal mediante una mejor distribución de las funciones administrativas.

De acuerdo con la ley vigente en materia, la Administración Pública Federal será centralizada y paraestatal, distribuirá los negocios del orden administrativo de la Federación a cargo de las secretarías de Estado y definirá las bases generales de creación de las entidades paraestatales, así como la intervención del Ejecutivo federal en su operación.

  • La Cámara de Diputados votará en los próximos días la integración de las 55 comisiones ordinarias tras el retraso que mantiene congelado el trabajo legislativo -el plazo vence el próximo 16 de octubre.
  • Afirman que gracias a una reforma a la Ley Orgánica, decretada ayer, Por única ocasión, las comisiones ordinarias deberán quedar constituidas a más tardar siete días .

[email protected]