Para que se alcance la verdad y la justicia en la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre del 2014, se debe dejar en el pasado la verdad histórica, señaló Esmeralda Arosemena de Troitiño, presidenta de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

“La comisión tiene claro que es importante que se deje atrás la llamada verdad histórica, que el Tribunal Colegiado de Tamaulipas, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes México y la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos ya han cuestionado”, dijo.

Durante la entrega del Informe del Mecanismo Especial de Seguimiento al Asunto Ayotzinapa y la presentación de la nueva etapa de asistencia técnica internacional para la Comisión Presidencial del caso, explicó que hoy las autoridades tendrán que encontrar las piezas clave dentro de cada línea de la investigación para dar con la verdad de lo ocurrido “la noche fatídica de Iguala”.

Arosemena detalló que de su presencia, además de entregar el Informe de Seguimiento, el segundo objetivo es presentar el nuevo plan de trabajo de la comisión para este 2019.

Dijo que de acuerdo con el documento que se entregó hay líneas prioritarias a las que dar atención: la búsqueda de los estudiantes; la investigación efectiva; la atención a todas las víctimas, y la necesidad de establecer las medidas estructurales que garanticen la no repetición de esos hechos.

La presidenta de la CIDH puntualizó que se deben continuar los análisis en materia de telefonía y balística, y que se proceda penalmente contra los elementos de distintos cuerpos policiacos y autoridades estatales contra los que haya evidencia suficiente de acción u omisión.

“Se debe investigar con mayor profundidad a los agentes castrenses que estuvieron involucrados en la trágica y violenta noche de Iguala. Asimismo, es importante y necesario aclarar las posibles irregularidades en las investigaciones de las que existen evidencias, y profundizar la información obtenida por parte de estas asistencias jurídicas internacionales que dieron muchas luces”, refirió.

Es esencial centrar los esfuerzos en ejecutar órdenes de aprehensión de personajes clave que participaron en la noche del 26 de septiembre del 2014, agregó.

Por su lado, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, manifestó que con el Mecanismo Especial de Cooperación y Asistencia Técnica se tendrá apoyo en las líneas de investigación abiertas dentro del caso y las que surjan en la Comisión Presidencial.

El funcionario federal informó que el mecanismo contará con un grupo de acompañamiento técnico, con personal que designará la CIDH a través de su secretaría ejecutiva, y asesorará en el diseño y la conformación de una instancia de investigación penal que definirá la Fiscalía General de la República.