El IFE no podrá contar con facultades sancionadoras en el 2012 para castigar al Presidente de la República o gobernadores que eventualmente pudieran intervenir en el proceso electoral. Ese órgano tampoco podrá agilizar el conteo de votos, con el fin de evitar una incertidumbre de resultados como en el 2006, admitieron senadores, al considerar que no hay condiciones en el Congreso para un periodo extraordinario de sesiones para aprobar las reformas avaladas en abril por el Senado de la República.

En entrevista, el senador del PRD y exdirector del IFE, Arturo Núñez, recordó que el proceso federal electoral del 2012 iniciará formalmente la primera semana de octubre, por lo que 90 días antes (como máximo el 2 de julio) tendrían que ser aprobadas las reformas avaladas por el Senado el 29 de abril. Sin embargo, dijo que no hay condiciones en el Congreso para abrir un periodo extraordinario de sesiones antes del 2 de julio.

Dos de las reformas más importantes, explicó el legislador, tienen que ver con la facultad del IFE para sancionar a funcionarios, desde el Presidente de la República hasta gobernadores, en caso de que influyan con recursos en favor de algún candidato.

La segunda reforma tiene la intención de ayudar al trabajo del IFE en el recuento de los votos distritales y evitar que, como el 2006, la sobrecarga de trabajo impida a ese órgano agilizar el procedimiento, pues actualmente la ley electoral ordena que el recuento sea presidido por el Vocal Ejecutivo Distrital y la reforma plantea que sean los secretarios quienes también puedan hacerlo con vigilancia de los partidos.

[email protected]