El presidente Felipe Calderón se reunió con especialistas de la Secretaría de Marina y Medio Ambiente para supervisar las acciones y peligros que traería el derrame de crudo a los litorales mexicanos.

La Secretaría de Marina se dijo lista para hacer frente a los riesgos e informaron que pusieron en marcha el Plan Nacional de Contingencia y otro conjunto con Estados Unidos, que consiste en mantener un monitoreo de la calidad del agua, seguimiento del derrame y vuelos de reconocimiento en la zona, así como la entrega de un informe semanal a los gobernadores de Tamaulipas, Veracruz, Campeche y Yucatán, que podrían verse afectados.

La mancha de petróleo podría llegar a las costas nacionales en diciembre debido a la temporada de huracanes y los cambios en las corrientes marítimas, informó la Semar.

De gira por Veracruz, el Mandatario federal se reunió con especialistas de la Secretaría de Marina y Medio Ambiente quienes le dieron una amplia explicación técnica.

Especialistas de la Semar detallaron los dos potenciales riesgos por la fuga de crudo que inició el 20 de abril pasado:

El primero, se detalló en un comunicado, es que la mancha de combustible derive hacia las costas de Tamaulipas en forma de grumos, plastas y cordones, comúnmente conocidos como chapo.

El segundo es la temporada de huracanes, la cual inició el 1 de junio para el Golfo de México y el Mar Caribe. La presencia de un huracán dificultaría pronosticar hacia dónde derivará la capa de aceite; además, de que ésta podría cubrir una superficie mucho mayor que complicaría el control.

La Secretaría de Marina se dijo lista para hacer frente a los riesgos. Se mantiene comunicación constante con la Guardia Costera de Estados Unidos y un monitoreo de la calidad del agua.

[email protected]