Desde Veracruz, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que la militarización de las operaciones portuarias permitirá combatir la corrupción y el contrabando en los puertos del país, por lo que llamó al Congreso a aprobar la iniciativa en la materia.

Durante la evaluación de programas para el Bienestar en la entidad, López Obrador añadió que junto a la Secretaría de Marina, su gobierno ya está por concluir la planeación para que las Fuerzas Armadas se hagan cargo de todos los puertos, además de reconocer que es por estas vías donde ingresan drogas como el fentanilo y otros precursores químicos.

“Vamos a poner orden en el manejo de los puertos (...) para que se combata la corrupción en los puertos, para que se combata el contrabando, para que se combata el ingreso de drogas, sobre todo de fentanilo”, enfatizó.

El mandatario añadió que dichas problemáticas lo motivaron a enviar al Poder Legislativo una iniciativa de reforma para que los puertos y aduanas sean controlados por el Ejército y la Marina, por lo que “espero se apruebe para sanear los puertos de México”, agregó.

Por otra parte, en materia de seguridad, López Obrador aseveró que en Veracruz han disminuido los ilícitos, sobre todo homicidios y secuestros.

“Hay una disminución de delitos, sobre todo hay menos homicidios y me dio mucho gusto escucharlo y además lo sé porque todos los días me reúno con el gabinete de seguridad, ha habido una disminución del 50% en secuestros, que era una calamidad”, dijo.

Acompañado del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, el mandatario mexicano también consideró que en la entidad ya no se permite el contubernio, además de que no hay impunidad, y que se terminaron los tiempos en que el secretario de Seguridad Pública estaba al servicio de las bandas de la delincuencia organizada.

Por eso, advirtió, que se preparen los conservadores y opositores “porque no vamos a dar tregua, ni un paso atrás, ni siquiera para tomar impulso”.

maritza.perez@eleconomista.mx