Los abogados de la extitular de la Sedesol, Rosario Robles, presentaron ante el Consejo de la Judicatura Federal una queja contra el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, de quien también pidieron sea retirado del caso, por ser familiar de la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna.

Los abogados Julio Hernández y Alejandro Olea expresaron: “Estamos dejando oficialmente esta queja que pretendemos se resuelva y que implicará también la posibilidad de una sanción administrativa para el juez, que puede ir hasta su remoción del cargo por haber conocido de un caso, teniendo legal impedimento para hacerlo”, aseveró Hernández Barros.

El litigante indicó que en los próximos días promoverán un amparo contra la prisión preventiva que dictó Delgadillo Padierna en contra de su cliente. También dio a conocer que el próximo lunes presentarán una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y luego en la Comisión Interamericana para pedir la excarcelación de Robles debido a dichas irregularidades en el procedimiento.

“Más que una prisión preventiva se trata de un encarcelamiento indebido que está sufriendo mi clienta con motivo de asuntos políticos”, aseveró el abogado Julio Hernández.

En tanto, indicó que la defensa no presentó a Delgadillo la carta de entrega-recepción de la Sedesol de Rosario Robles a José Antonio Meade, donde supuestamente le advierte de las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación, ya que se obtuvo una suspensión provisional.

Más tarde, el equipo de abogados de Rosario Robles informó que acudirá a la Fiscalía General de la República (FGR) para denunciar penalmente al juez Jesús Delgadillo Padierna por delitos contra la administración de justicia.

En un comunicado, la defensa, encabezada por Julio Hernández Barros, indicó que la FGR será la instancia que decida iniciar una carpeta de investigación.

Niega AMLO venganza contra Ahumada

Luego de la detención y liberación en Argentina del empresario Carlos Ahumada, por una acusación de defraudación en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no tiene ningún propósito de vengarse del argentino, a pesar de que éste admitió que se reunió en su momento con Carlos Salinas de Gortari para dañarlo políticamente.

“No hay consigna para perseguir a nadie; todos los que nos hicieron daño deben de ser tratados con respeto y sobre todo no deben utilizarse las instituciones para afectar a nadie”, aseveró.

La Fiscalía General acusa a Ahumada de defraudación fiscal por la cantidad de 1 millón 472,236 pesos, por concepto del Impuesto Sobre la Renta.