En forma conjunta, las dirigencias nacionales de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) celebraron la decisión del Instituto Nacional Electoral (INE) de suspender, a partir del 4 de abril y hasta el 6 de junio, la transmisión íntegra de las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Alejandro Moreno Cárdenas, presidente nacional del PRI, afirmó que el mandato de la autoridad electoral significa un triunfo de la ciudadanía para garantizar que habrá “cancha pareja” y que el titular del Ejecutivo federal sacará las manos del proceso electoral en curso para renovar la Cámara de Diputados y 15 gubernaturas, entre otros cargos de elección popular que se disputarán en los comicios del próximo 6 de junio.

“Ante las incongruencias y tentativas del mandatario federal de influir en los próximos comicios, las dirigencias nacionales del PAN, PRI y PRD se mantendrán como garantes de un proceso electoral transparente que refleje la voluntad de la sociedad mexicana.

“Las principales fuerzas políticas de oposición, en conjunto con la sociedad civil, respaldamos las decisiones que se han tomado por parte de la autoridad electoral. Creemos con firmeza que estas medidas abonan a la democracia y a garantizar un proceso electoral sin dados cargados”, dijo Moreno Cárdenas.

Desde su perspectiva, las declaraciones matutinas diarias del mandatario mexicano desde Palacio Nacional violan la ley puesto que sus conferencias de prensa son propaganda para él y su partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Sin embargo, abundó a nombre de sus homólogos del PAN y PRD, López Obrador se niega a admitir que hace propaganda a favor de Morena y arremete contra el INE descalificando sus facultades y atentando contra su autonomía.

“Esta actitud sólo demuestra su intolerancia e incongruencia, ya que él mismo ha dicho 'al margen de la ley nada; por encima de la ley nadie’”.

De ahí que él y los dirigentes panista y perredista, completó, “manifestamos que, una vez más, el presidente de la República se equivoca al acusar de censura y ataques a la autoridad electoral”.

Finalmente, consideró que la decisión del INE de ordenar al presidente López Obrador abstenerse de manifestar en sus conferencias de prensa matutinas diarias alusiones a temas electorales y de emitir opiniones a favor o en contra de aspirantes, partidos políticos o coaliciones electorales es, sin duda, garantía de una competencia equitativa durante el proceso electoral en desarrollo.

rolando.ramos@eleconomista.mx

kg