La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) denunció el debilitamiento de la autoridad electoral por medidas del gobierno y del Congreso que atentan contra su autonomía y que podrían generar un retroceso democrático.

El Instituto Nacional Electoral (INE) ha denunciado en varias ocasiones que el presidente Andrés Manuel López Obrador intenta controlar el organismo debilitándolo con recortes presupuestarios, que el gobernante justifica con sus políticas de austeridad.

“Como ha ocurrido con otros organismos autónomos, existe una estrategia de debilitamiento a través de la reducción presupuestal”, expuso el lunes la Coparmex en un comunicado.

El INE y diversos organismos autónomos recibieron fuertes recortes en su presupuesto para este ejercicio fiscal.

Además, la Coparmex advirtió sobre la “ilegal” reforma del oficialismo para rebajar de nueve a tres años la gestión del presidente del Consejo General del INE, Lorenzo Córdova, porque, refirió, “atenta contra la no retroactividad de la ley”.

La Coparmex recordó que el 3 de abril terminan su gestión cuatro de los 11 consejeros del INE y será la Cámara de Diputados, donde el gobernante Morena y sus aliados tienen mayoría, la que escoja a sus sucesores.

Solicitó que esa elección se haga “por consenso”, con todas las fuerzas políticas, se cumpla con criterios de legalidad, transparencia y paridad de género, y que los candidatos tengan un perfil “apartidista”.

“Si el INE, a resulta de los procesos en marcha, pierde o ve menoscabada su autonomía, las elecciones a realizarse en el 2021 y la presidencial en el 2024 estarán en entredicho. Sin elecciones confiables, la democracia mexicana sufrirá un retroceso de décadas”.