Para garantizar la libertad de expresión en momentos de violencia es necesario que los periodistas, las autoridades y la sociedad civil trabajen en conjunto, expresó el embajador de Colombia en México, César Mauricio Velásquez Ossa.

En conferencia de prensa, organizada por la asociación A favor de lo Mejor, el presidente ejecutivo de la organización, Francisco González Garza, destacó que el país vive en estado de confrontación y por ello es imperativo que los medios de comunicación y la sociedad se enfoquen en un bien común.

Con base en datos extraídos a través de una encuesta elaborada por la asociación, se reveló que 68% del público se molesta por la forma explícita de los medios para presentar hechos de violencia.

Si bien esta percepción ha presentado una mejora en los últimos tres años, cuando la cifra era de 93%, las estadísticas aún continúan siendo muy altas, se informó.

Para lograr un balance entre la veracidad, la responsabilidad y el equilibrio informativo que respete el dolor de las víctimas de la delincuencia, los gobiernos deben garantizar seguridad a los informadores, como se hizo en Colombia, señaló el diplomático, donde incluso algunos periodistas tenían escolta, viajaban en autos blindados y usaban chalecos antibalas para desarrollar su profesión. La protección era auspiciada por el gobierno.

También recomendó el uso de empresas que ofrezcan protección especial a los reporteros de temas peligrosos, como seguridad.

Velásquez Ossa señaló la necesidad de crear una fiscalía especializada para la atención de delitos contra periodistas que funcione realmente y elimine la impunidad en los delitos contra los profesionales de la información.

ana.langner@eleconomista.mx