El primer debate presidencial fue dinámico y novedoso, excepto el tiempo que tuvo cada candidato para realizar réplicas así como la evasiva a preguntas directas y no concentrarse en dar propuestas; además, debe existir una participación activa de la ciudadanía, sugirieron especialistas.

El catedrático del ITAM Horacio Vives opinó que la participación de los moderadores para hacer preguntas directas y reconducir el debate fue un avance que merece reconocimiento en comparación con los anteriores encuentros presidenciables, pero consideró que aún hay detalles por mejorar.

“En cuestión de la bolsa de tiempo que tuvieron los candidatos para la contraréplica, no pudieron usar más de un minuto y, en ese sentido, se cortaban las intervenciones, la ideas y también faltó demasiado tiempo para que pudieran contestar algunas preguntas por ejemplo a (Andrés Manuel) López Obrador sobre la amnistía o (José Antonio) Meade sobre la evaluación que tiene del gobierno de Enrique Peña Nieto”, dijo.

Por su parte, el politólogo del Colegio de México Rogelio Hernández Rodríguez dijo que fueron acertados los cuestionamientos para cada uno de los candidatos, pero que en algunos casos fueron muy laxos.

“Me parece que fueron muy reiterativos con la candidata independiente Margarita Zavala al mencionar que Felipe Calderón es su esposo y la pregunta ciertamente rara, sobre si su hijo fuera homosexual, extraña en el aspecto de que a los demás candidatos no se la hicieron”, mencionó Hernández Rodríguez.

En ese sentido, Vives Segl consideró que las preguntas “incómodas” son válidas para que se tenga una mayor precisión ante la opinión pública.

“Hubo un buen criterio para hacer preguntas equilibradas a cada uno de los candidatos, pero los cómos y por qué de sus propuestas aún quedan a deber”.

Ambos especialistas, por separado, consideraron que las organizaciones civiles y ciudadanos deben tener una participación durante los debates, de tal modo que puedan cuestionar a los candidatos, ya sea que durante el encuentro haya público o mediante algún otro medio pueda existir ese acercamiento.

REACCIONES en el ine

El primer debate entre los candidatos a la Presidencia constituye un nuevo punto de referencia y ha sido uno de los más vistos en la historia, defendió el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova.

Informó que el primer debate fue visto por 11.4 millones de personas, y que 40% de las personas que tuvieron prendida la televisión la noche del domingo en ese horario lo sintonizaron.

El consejero Ciro Murayama consideró que se consiguió un debate genuino con el contraste de puntos de vista e intercambio entre los candidatos y con ello se evitó la existencia de cinco candidatos en un mismo set.

El analista político Mauricio Merino consideró que el tema ausente fue el Sistema Nacional Anticorrupción.