El candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, restó importancia al primer debate presidencial que se realizará el domingo próximo en la Ciudad de México.

“Como ustedes saben, habrá tres debates, éste, por supuesto, el primero, es un episodio importante, pero es sólo uno de muchos episodios a lo largo de la campaña (...) no es más que eso, un episodio más en un proceso al que le restan más de 70 días”, comentó.

Asimismo, el aspirante presidencial reiteró que la “fórmula” para afrontar un debate presidencial es “hablar de frente, hablar con la verdad y hacer propuestas claras y concretas”.

En conferencia de prensa este lunes, Anaya propuso, por otra parte, crear un nuevo sistema de fiscalización que sancione, entre otros rubros, el rebase de topes de campaña y que opere tanto en tiempos electorales como fuera de ellos.

“Que sancione el uso de recursos de procedencia ilícita, el rebase de topes de campaña y permita dar seguimiento al dinero con herramientas de inteligencia financiera en todo tiempo y no sólo acotado a los tiempos electorales”, dijo.

El aspirante presidencial por el PRD, PAN y Movimiento Ciudadano presentó cuatro propuestas para combatir la corrupción en el país, entre las que destacó la creación de una “plataforma digital portátil” que permita el rastreo del uso de recursos públicos “en todo momento”.

Además de estas propuestas, el expresidente panista reiteró otras que ya había mencionado en materia de corrupción, como la restricción del uso de dinero en efectivo en todos los órdenes y niveles de gobierno, así como la reforma al Artículo 102 constitucional para otorgar autonomía a la próxima fiscalía general de la República.

hector.molina@eleconomista.mx