El primer debate entre los siete candidatos a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México se delineó por el señalamiento en contra de los gobiernos de izquierda de los últimos 20 años, acusaciones de narcodelegados, críticas a los problemas de movilidad generados por la construcción del segundo piso y el nuevo aeropuerto internacional capitalino.

En un primer encuentro, los aspirantes se atacaron e hicieron sus propuestas sobre los temas Urbanismo y Sustentabilidad, y Seguridad y Justicia.

La candidata de la coalición Juntos Haremos Historia, Claudia Sheinbaum, señaló que durante su gestión pondrá orden al desarrollo inmobiliario, no se privatizará el espacio público, se mejorará la movilidad y el servicio de agua potable.

Contra ella se lanzó Alejandra Barrales, de la coalición Por la CDMX al Frente, quien dijo, de la ahora militante de Morena, que “está reprobada” como secretaria de Medio Ambiente durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y la acusó de ser responsable de mucho de lo que se padece en la actualidad.

“Fue la única secretaria de Medio Ambiente en el mundo que se dedicó a llenar de cemento la ciudad, cuando necesitaba agua, ella la llenó de cemento; fue la única que en su gestión se dedicó a hacer segundos pisos”, expuso.

Las dos candidatas de izquierda van marcando las preferencias del electorado y en este sentido, el aspirante del PRI, Mikel Arriola, arremetió contra ambas señalando que “le sorprende” que “vengan a hablar de lo que no han podido hacer en 20 años”.

“Nos quitaron a las familias dos horas y media al día en traslados, nos subieron el metro a 5 pesos y hoy sigue siendo un caos, nos quitaron el agua a la mitad de las familias de la ciudad, pero el descaro más grande es que sus delegados nos venden las pipas”, acusó.

Barrales se subió al tema nacional en las campañas federales: el aeropuerto. Consideró que no es un problema sino una oportunidad, pues generará “de inmediato” 400,000 nuevos empleos y su cercanía a la zona oriente de la ciudad, golpeada, aseguró, por la pobreza, será una oportunidad de desarrollo.

Sheinbaum se defendió de las acusaciones. Aseguró que cuando fue secretaria de Medio Ambiente disminuyó en 30% la contaminación, reforestó con 10 millones de árboles y se creó el Metrobús.

Entre los ataques y defensas poco a poco surgieron los proyectos. Arriola prometió 100 km de Metro, tres trenes suburbanos y sacar los tráilers de la ciudad con un circuito exterior.

Barrales ofreció transporte gratuito para los jóvenes de preparatoria y universidad, 25 kilómetros de Metro y 80 de Metrobús. Sheinbaum dijo que se implementará un sistema de captación de agua de lluvia en 100,000 viviendas de Iztapalapa y Tlalpan, regular el transporte concesionado y construir 38 kilómetros de Cablebús que permita a los ciudadanos de la periferia conectarse con el sistema de transporte en Tlalpan, Gustavo A. Madera, Iztapalapa y Alvaro Obregón.

Inseguridad

En materia de Seguridad y Justicia, Arriola arremetió contra Sheinbaum acusando a los “narcodelegados de Morena, empezando por Tláhuac, Rigoberto Salgado, desde ahí empezó el narco en la ciudad con el aval de López Obrador”.

En respuesta la candidata de Juntos Haremos Historia cuestionó el “atrevimiento” del priista y acusó que es su partido el que “tiene sumido al país en la peor violencia que haya vivido”, además de puntualizar que el mando de la policía y la Procuraduría recae en la Jefatura de Gobierno y no en las delegaciones.

“Claudia, pues triste para los habitantes de Tlalpan, que te hayas sentado a esperar a la autoridad de la Ciudad de México antes de poder, tratar de bajar el secuestro que incrementó 800%”, respondió Arriola.

En el tema de los narcodelegados se subió Barrales, quien “refrendó su compromiso” con las delegaciones que ha gobernado y gobierna Morena, “que -acusó- le abrieron la puerta al narcotráfico”: Tlalpan, Cuauhtémoc, Tláhuac, Xochimilco y Azcapotzalco.

“La verdad me da risa, como si en Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Coyoacán, Gustavo A. Madero, no hubiera narcomenudeo... Sí es un problema y lo vamos a atender con el Control de Mando y mejorando los policías”, se defendió Sheinbaum.

Barrales insistió en atacar a su contrincante con el tema del sismo del 19 de septiembre. Dijo que a siete meses no hay justicia para las víctimas del Colegio Rébsamen, ubicado en Tlalpan, de donde es exdelegada la Morenista.

“Un doble agravio para estas familias porque además de que no han tendido respuesta, el agravio lo reciben una vez más cuando ven que la principal responsable de esa tragedia, hoy viene aspirando a ser jefa de Gobierno”, acusó.

Sheinbaum utilizó sus últimos cinco segundos: “Te lo dije y te lo vuelvo a decir, Alejandra, no es ético y es vil utilizar una tragedia como centro de tu campaña”.