El gobierno federal reconoció la labor y los avances en la gestión del titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien ha impulsado de manera "incansable" la formación de una policía profesional.

El secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré Romero, agregó que dentro de la labor de García Luna se encuentra la profesionalización de la Policía Federal para darle mayor capacidad de inteligencia y equiparla mejor para combatir a la delincuencia en beneficio de la sociedad.

Reiteró, en conferencia de prensa, la disposición del gobierno federal al diálogo para atender todas las inquietudes y demandas de la sociedad civil respecto a diversos temas de seguridad en una marcha efectuada este domingo.

Agregó que no sólo se respetan y reconocen las expresiones vertidas en esta marcha, sino que se coincide en muchas de esas inquietudes y demandas, en las que gran número de ellas se impulsan desde el gobierno federal, como es la convicción de un sistema de procuración y administración de justicia más eficiente y más transparente.

Con el trabajo en este sentido, se ha logrado una reforma que establece un sistema acusatorio respetuoso de los derechos de las víctimas y las garantías procesales de los indiciados, que promueve un acceso a la justicia mucho más acorde a los principios democráticos del país, así como con el compromiso de la actual administración en la promoción y defensa de los derechos humanos.

Asimismo, se efectúa un combate la corrupción en los tres niveles de gobierno, se abate la complicidad de funcionarios con la criminalidad como una de las 'principales banderas en la Estrategia Nacional de Seguridad'.

El vocero del gabinete de seguridad subrayó el compromiso y la responsabilidad compartida que se tiene con la comunidad internacional en la lucha contra la delincuencia organizada como uno de los objetivos principales de este gobierno.

En particular, destacó el trabajo que se lleva a cabo en conjunto con Estados Unidos para fortalecer las medidas contra el tráfico ilegal de armas y el desarrollo de políticas públicas más efectivas para reducir la demanda de droga en su territorio.

Poiré subrayó que de las coincidencias surgidas entre la sociedad y el gobierno, debe crearse una unión fortalecida no sólo contra los criminales, sino en favor de las instituciones nacionales.

Finalmente, recordó que la actual Policía Federal logró por sí sola y en conjunto con otras dependencias federales el debilitamiento de las estructuras de la delincuencia organizada y la captura de muchos criminales importantes.

Recordó que la corporación suma más de 36,000 elementos, 7,000 de los cuales han egresado de importantes universidades públicas y privadas del país, además de que están sujetos permanentemente a estrictos controles de confianza.

apr