La Administración de Control de Drogas (DEA por su sigla en inglés) de Estados Unidos anunció la puesta en marcha de un operativo denominado como “Rompeolas” que busca detener el flujo de fentanilo de la Unión Americana que trafica principalmente el Cártel de Sinaloa.

“Si bien un importante punto de entrada para el fentanilo es la frontera suroeste, los cárteles están esparciendo su veneno en las comunidades de todo el país", dijo el administrador interino de la DEA,  Christopher Evans.

El administrador interino precisó que será a través de identificar las redes de tráfico en las calles de EU que se buscará desmantelar las redes de suministro.

La institución estadounidense responsabilizó de manera directa a las organizaciones criminales mexicanas, específicamente al  Cártel de Sinaloa, por los altos flujos de fentanilo que arriban a la Unión Americana.

“Los carteles mexicanos, en particular el Cartel de Sinaloa, han capitalizado la epidemia de opioides y el uso indebido de medicamentos recetados en los Estados Unidos, inundando comunidades con fentanilo ilícito y aumentando las tasas récord de muertes por sobredosis”, indicó.

El operativo será impulsado en las ciudades estadounidense de Chicago, Phoenix, Nueva York, San Diego, Nueva Inglaterra, Los Ángeles, Detroit, St. Louis, San Francisco, Houston y El Paso en donde, refirió la institución, en 2020 se aseguró 85% del fentanilo.

politica@eleconomista.mx