Para el gobierno federal de Estados Unidos la legalización de la mariguana vendrá a expensas de los niños y la seguridad pública. La despenalización de este producto atrae la atención de cárteles mexicanos, promueve la esclavización de connacionales en campos de cultivo ilegales e impacta la salud y el ecosistema.

El informe Los peligros y consecuencias del abuso de la mariguana , realizado por la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus iniciales en inglés) argumenta que la despenalización de esta yerba creará dependencia, problemas en el tratamiento y abrirá la puerta hacia el uso de otros estupefacientes; al deterioro de la salud, una conducta delictiva y conductores drogados .

Autoridades estadounidenses afirman que en California -donde el cultivo, comercialización y uso medicinal de la yerba están despenalizados- existen prácticas ilegales de siembra, lo que es un peligro tanto para los bosques como para la seguridad del país vecino, pues ha atraído la atención de grandes cárteles mexicanos.

Los grupos nacionales de narcotraficantes se han percatado de que el lucrativo mercado de cultivo de este producto en California elimina la necesidad de romper la frontera sur con contrabando.

Los cárteles han aprovechado la voraz expansión y apetito de los consumidores a través de puntos de venta proporcionados por los dispensarios, generando millones de dólares en dinero en efectivo, el cual es fácilmente traficado hacia el sur de la frontera (de EU) de regreso a estas organizaciones narcotraficantes .

Un marcado aumento de los delitos violentos en todo México surge -en parte- por el secuestro de mexicanos para obligarlos a trabajar en operaciones ilícitas de cultivo en el norte de California y en otras partes de Estados Unidos para evitar que sean dañados o a sus familias por las mismas organizaciones criminales.

Las autoridades estadounidense afirman que no están solos en ver que las drogas deberían ser sólo medicamentos, las consecuencias negativas que los procesos actuales desarrollados en algunos estados hacen al permitir que el voto popular determine la línea sobre lo que es o no una medicina.

De acuerdo con el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA, por su sigla en inglés), la mariguana no es igual que en la década de 1970; hoy día es más potente.

De acuerdo con las estadísticas estadounidenses más recientes, el uso de esta yerba continúa en aumento. En el 2012 se estima que 23.9 millones de habitantes mayores de 12 años habían consumido drogas ilícitas; esta planta era la más empleada, con 18.9 millones de usuarios.

El gobierno federal de EU asegura que cada vez más la comunidad internacional, como la a Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), se une a la falacia de los argumentos que claman que el uso del cannabis no daña a la persona ni a los demás.

La DEA cita investigaciones del NIDA, de la Academia Nacional de las Ciencia, la Universidad de ?Northwestern, Harvard y el Hospital General de Massachusetts, entre otros, para asegurar que el uso de la mariguana, en particular en adolescentes, puede provocar daños físicos y cerebrales severos.

Por otro lado, los plantíos de cannabis tienen impacto negativo en el ambiente. En California, en un terreno de 37 millas cuadradas lograron contar 281 granjas que contenían 20,000 plantas que eran alimentadas con aproximadamente 18 millones de galones de agua de ríos y arrollos aledaños cada año, durante la época en que el salmón más necesita del recurso.

La DEA realizó este material en un intento por educar sobre la mariguana con evidencia y hechos científicos , así como hacer entender al público las consecuencias que tendrá en nuestras juventudes y sociedad en su conjunto .