Entre los grandes desafíos que enfrentará el Nuevo Modelo Educativo hay dos que podrían determinar si se logra o no emprender la revolución educativa más importante en casi un siglo, como lo anunció el presidente Enrique Peña Nieto: presupuesto suficiente para su ejecución y la implementación a nivel local, expuso Juan Alfonso Mejía.

En entrevista, el director adjunto de la organización civil Mexicanos Primero afirmó que el nuevo modelo educativo presentado la semana pasada por el presidente de la República corre el riesgo de quedarse sólo en promesa si no se logra su acertada implementación.

En ese sentido, considera que algunos de los desafíos del Nuevo Modelo Educativo, que se implementará en el nivel obligatorio de la educación a partir del ciclo escolar 2018-2019, son garantizar los recursos económicos necesarios para la implementación de éste, vigilar que se ejecute a nivel local así como lograr que no lo ponga en riesgo un cambio en el gobierno federal.

NOTICIA: Inmoral , no impulsar la educación

Sobre los recursos económicos, el también doctor en Ciencia Política detalló que si bien aún no se sabe con exactitud a cuánto asciende el presupuesto que se requiere para concretar los cambios que propone el Nuevo Modelo Educativo, es evidente que se trata de una cifra elevada. Puso como ejemplo que tan sólo la propuesta de cambiar los libros de texto gratuito requerirá alrededor de 2,633 millones de pesos, cifra que está por arriba de lo que se presupuestó este año para su producción y que se ubica en 1,416 millones, es decir, hoy faltarían aproximadamente 1,200 millones para cubrir ese objetivo.

Para medir el interés que existe de un gobierno en una política pública, hay que voltear a ver su presupuesto. Entonces, si este modelo educativo, tal y como lo ha planteado la autoridad, se asume como una revolución, quiere decir que en el próximo Presupuesto de Egresos de la Federación se tendrá que ver reflejado, porque gobernar es presupuestar , añadió.

Respecto de la implementación a nivel local, Mejía López señaló que habrá de cuidar que los gobernadores atiendan al nuevo modelo, a pesar de que puedan estar sujetos a resistencias y presiones, particularmente del magisterio.

NOTICIA: Cuestionan puesta en marcha del Modelo Educativo

Habrá que darle seguimiento no solamente en el ámbito federal: también hay que estar atentos en la implementación de esta política en lo local y a que los gobernadores lo ejecuten .

Mejía dijo que para ello será necesario hacer uso de los mecanismos de participación que permiten el involucramiento de los padres de familia en la educación de sus hijos.

Hoy tenemos consejos estatales y municipales de participación social, la ley los marca, no es un acto generoso de ninguna autoridad, ni tampoco opcional .

NOTICIA: Peña Nieto llama a emprender "revolución educativa"

A un año cuatro meses de que se realicen las elecciones presidenciales del 2018, otro de los riesgos que enfrenta el modelo educativo, mencionó Mejía, es garantizar que sea un proyecto transexenal y cuya continuación no dependa de cambios en el Ejecutivo federal.

Al respecto, mencionó que si se logra que sociedad, padres de familia y maestros hagan suyo el Nuevo Modelo Educativo, se lograría blindarlo ante el riesgo de que alguien quiera echarlo atrás.

Hay que poner atención a que la hoja de ruta para su ejecución no esté limitada a 20 meses. Para nadie está oculto que viene un tiempo en el cual habrá un cambio de administración, pero para proteger este modelo educativo es necesario que lo adoptemos todos, para que sea nuestro y no de una administración .

NOTICIA: Preocupa ambición del nuevo Modelo Educativo

Pasos simultáneos

Juan Alfonso Mejía explicó que si bien era urgente cambiar el modelo educativo, pues por 58 años estuvo prácticamente intacto, el nuevo esquema representa una transformación de gran dimensión, para lo cual será necesario dar pasos no sucesivos, sino simultáneos, que permitan hacer realidad la promesa de una mejor educación en México. Es mucho más sencillo cambiar un papel que transformar una realidad .

Comentó que uno de las metas que habrá que ir cumpliendo es la selección de maestros, pues los profesores que hoy están al frente de los grupos no son exactamente los que se necesitan para preparar a los niños de acuerdo con las exigencias del nuevo planteamiento educativo.

Otro desafío qes la capacitación de los maestros para que éstos sean capaces de dominar el inglés, pues el nuevo modelo pedagógico señala que los niños contarán con enseñanza de ese idioma desde el preescolar; sin embargo, hoy México carece de suficientes profesores bilingües, expuso.

OPINIÓN: Un modelo educativo, ¿reyesheroliano?

Juan Alfonso Mejía

  • Doctor en Ciencia Política.

Se ha desempeñado como:

  • Director adjunto de Mexicanos Primero.
  • Profesor e investigador de tiempo completo de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

lidia.arista@eleconomista.mx

mfh