8 de cada 10 de las iniciativas de Ley presentadas por la Administración de Enrique Peña Nieto fueron aprobadas por el Congreso de la Unión, la tasa más alta en comparación con las de sus dos predecesores: Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox Quesada, aunque por márgenes estrechos.