A nombre de la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados, Josué Valdés Huezo denunció que, al margen de la corrupción que se registra en las 41 aduanas de México, existe una evidente negligencia del gobierno federal que posibilita el trasiego de miles de armas que, finalmente, utiliza la delincuencia organizada.

Con ese armamento, aseveró el Secretario de la Comisión de la Función Pública, se ha provocado la muerte de miles de mexicanos en todo el país. Además, criticó que el gobierno federal no realice una investigación exhaustiva, como ya se hizo en Estados Unidos, para castigar a los mexicanos responsables de haber permitido el paso de armas a territorio nacional como parte del operativo Rápido y Furioso.

Mientras en EU ya se realizó una investigación sobre el operativo Rápido y Furioso, en nuestro país no hay ni una línea de indagación, ni responsables por no vigilar las aduanas de la frontera norte , lamentó.

Valdés Huezo comentó que cuando el Congreso estadounidense analiza la renuncia y cargos penales contra Kenneth Melson, director general del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por su sigla en inglés), por el referido operativo, en México no ha habido ni un llamado de atención a los encargados del sistema aduanal.

Corrupción en las aduanas

Lamentó que en México nadie se haga responsable de la alta porosidad y corrupción en las aduanas; mientras a los paisanos que regresan a México les revisan hasta la última maleta, los traficantes de armas ingresan arsenales sin que nadie se percate de ello.

El caso Rápido y Furioso, abundó el priísta, parece interesarle más al gobierno de Estados Unidos que a las autoridades mexicanas, a pesar de que todos los muertos son mexicanos y sólo las balas son estadounidenses.

Aquí la única respuesta del gabinete de seguridad nacional es que no conocían el operativo. Entonces no se vigila nada en las aduanas mexicanas; no opera el Centro de Investigación y Seguridad Nacional; no hay control sobre lo que ocurre en la frontera norte . Finalmente, consideró que habrá que esperar a que los funcionarios de EU involucrados declaren para saber los nombres de los funcionarios mexicanos que conocían del mismo, puesto que al gobierno mexicano no le interesa investigar al respecto.

[email protected]