El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto, reconoció que el Seguro Social padece escasez de personal médico y de infraestructura, lo cual se enmarca en un aumento de las defunciones en el instituto.

Durante su comparecencia en las Comisiones Unidas de Salud y Seguridad Social del Senado, como parte de la glosa del Primer Informe de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, Robledo Aburto informó que el IMSS tiene siete veces menos camas para hospitalización que lo que tienen en promedio los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“En promedio, los países de la OCDE tienen 4.8 camas por cada 1,000 derechohabientes; en el instituto se tiene un número de camas censables por derechohabiente siete veces menor, es decir, de 0.67”, afirmó.

El funcionario federal añadió que otro indicador de los problemas por los que pasa el IMSS es el aumento en la estadística de muertes y de hospitalización. “El porcentaje de defunciones, ésta es una cifra muy grave, el porcentaje de defunciones por cada 100 egresos hospitalarios pasó de 3 a 4%, y la ocupación hospitalaria subió de 85 a 95%”.

Robledo indicó que, pese a que la ocupación hospitalaria aumentó en los últimos años, el número de médicos y enfermeras decreció.

En este contexto, anunció que para mejorar la infraestructura y aumentar la contratación de médicos y enfermeras se prevé que para el año siguiente se destinen más de 16,000 millones de pesos.