El robo a negocio en México ha repuntado desde el 2015, de acuerdo con las carpetas de investigación registradas en la base de datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En el primer cuatrimestre del 2018, las fiscalías y procuradurías de las 32 entidades registraron 29,580 carpetas de investigación por robo a negocio; si se compara esta cifra con el primer cuatrimestre del 2015 (22,237 carpetas), se observa un incremento en las averiguaciones por este ilícito de 33 por ciento.

Y es que 21 de las 32 entidades de la República contabilizan para el primer cuatrimestre del 2018 un mayor número de carpetas de investigación que las abiertas para el mismo periodo de hace tres años.

En Baja California Sur, por ejemplo, en el 2015 la Fiscalía del estado informó sobre una carpeta de investigación abierta por robo a negocio durante los cuatro primeros meses del año; para los mismos meses del 2018, informó sobre la apertura de 145.

Colima es otro de los estados que registra un importante aumento de carpetas de investigación, de 345.8% si se coteja el primer cuatrimestre del 2015 (48 carpetas de investigación) y el mismo periodo de este año (214).

Jalisco, una entidad recientemente asediada por la violencia del crimen organizado, registra también un importante incremento en las carpetas de investigación generadas por robo a negocio. En este estado, durante el primer cuatrimestre del 2015 se contabilizaron 834 averiguaciones previas. En contraste, para el primer cuatrimestre del 2018, las carpetas por el mismo delito abiertas por la Fiscalía local ascienden a 2,270, es decir, un aumento de 172 por ciento.

Por otra parte, si se cotejan a las 32 entidades sólo durante este primer cuatrimestre del 2018, la Ciudad de México lidera el número de carpetas de investigación por robo a negocio con 5,330; la capital es seguida por el Estado de México con 2,277 averiguaciones y, en tercer lugar, se ubican en un empate Jalisco y Guanajuato; ambas entidades con un registro de 2,270 carpetas de investigación abiertas, cada una, por dicho ilícito.

Gasto en protección y pérdidas

Dos factores que derivan del robo a negocios en el país son los recursos económicos que las empresas destinan para el resguardo de sus sucursales o mercancía, además de las pérdidas que se generan por hurtos; ambos rubros, de acuerdo con los datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), van en aumento.

En la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas se da cuenta de que en el 2012 éstas gastaban en promedio 30,022 pesos, mientras que para la encuesta del 2016 —última en publicarse, ya que la encuesta se publica cada dos años— los costos promedios en seguridad erogados por las empresas ascendieron a 37,461 pesos.

En términos porcentuales, el gasto en seguridad creció 24.7% en un promedio de cuatro años.

Asimismo, las pérdidas que registran las empresas en el país repuntaron, de acuerdo con el último ejercicio estadístico publicado por el Inegi.

Para el 2012, la encuesta detalló que las empresas tuvieron pérdidas en promedio de 56,774 pesos; para el ejercicio del 2014 el mismo indicador bajó a 55,738 pesos.

No obstante, para el 2016, el promedio de pérdidas por la delincuencia en las empresas repuntó nuevamente a 57,779 pesos.

EL DATO

La Fiscalía Especial para la Atención a Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión vinculó a proceso a tres elementos de Seguridad Pública de San Luis Potosí por su probable responsabilidad en el delito de abuso de autoridad, en agravio de dos periodistas, hechos ocurridos el 22 de mayo del 2016.

Según la carpeta de investigación, los periodistas acudieron a cubrir un evento y al circular a bordo de su vehículo por calles del municipio de Río Verde, detectaron una patrulla y una ambulancia sin saber lo que ocurría; uno de ellos con su teléfono celular tomó imágenes de lo sucedido cuando fue observado por un elemento.

El policía les marcó el alto y en tono agresivo les mencionó que no podían tomar fotografías, pues de lo contrario los iba a detener, por lo que se identificaron como periodistas; sin embargo, otro elemento, con violencia, le arrebató a uno de ellos el celular y lo subió a una camioneta para llevarlo a los separos municipales. (Rubén Torres)

[email protected]