La policía de Fronteras y de Aduanas estadounidense (CBP por su siglas en inglés) detectó 127 casos de corrupción interna desde el 2004, pero subsisten más de 4,000 casos pendientes de investigación, informaron este jueves altos cargos del Departamento de Seguridad Interna (DHS).

El CBP cuenta con 60,000 agentes y es la mayor agencia policial de EU, explicó en audiencia ante el Senado su jefe, Alan Bersin.

A pesar del bajo nivel de corrupción de esos 127 casos (0.2%), la agencia ha sufrido una confrontación directa con los servicios de inspección interna del DHS por el escrutinio al que ha sido sometida, reconoció Bersin ante el Comité de Seguridad Interna del Senado.

Tras la creación del DHS, luego de los atentados del 11 de septiembre del 2001, la policía de fronteras y de aduanas experimentó un crecimiento sin precedentes en la historia de las fuerzas de seguridad estadounidenses , explicó Bersin.

Entre el 2004 y el 2010 la Patrulla Fronteriza (que depende del CBP) duplicó sus agentes hasta totalizar 20,700 en la actualidad, explicó Bersin a título de ejemplo.

Simultáneamente a ese crecimiento, México tomó el paso histórico de afrontar el crimen organizado , añadió.

El ritmo acelerado de contratación bajo el cual operamos entre el 2006 y el 2008 -además de errores de los cuales estamos aprendiendo- pusieron al descubierto vulnerabilidades críticas frente a la penetración del crimen organizado mexicano, reconoció.

De los 127 casos de corrupción, 95 comprometieron directamente el trabajo de seguridad de la agencia por estar relacionados con tráfico de drogas, inmigrantes ilegales o lavado de dinero, destacó.

Noche de terror en Morelia

Por otra parte, a cuatro días de que la caravana del consuelo -que lucha por el cese de la violencia en el país- transitara por Morelia, el pasado miércoles se vivió una noche de terror al reportarse, por lo menos, 21 cadáveres con mensajes de advertencia arrojados en diferentes puntos en la capital de Michoacán.

Hasta el momento el personal de servicios periciales hizo el levantamiento de 21 hombres, en su mayoría jóvenes de entre 25 y 30 años de edad , dijo Jesús Montejano, fiscal de Michoacán.

Los cuerpos fueron arrojados de manera simultánea -en algunos casos en grupos- en diversos puntos de la ciudad, incluyendo una cancha de futbol y un hotel.

En todos los casos, junto a los cadáveres aparecieron letreros en los que se les relacionaba con robos, secuestros y violaciones, informó Montejano. Esos mensajes son una táctica frecuentemente usada por narcotraficantes para desprestigiar a sus víctimas.

Michoacán es bastión de La Familia, considerado uno de los cárteles más sangrientos y cuyos líderes se dicen inspirados por una mezcla de mensajes bíblicos.