Los tres precandidatos del partido gobernante Acción Nacional (PAN) enfrentaron el martes su último debate público antes de la elección interna el domingo que definirá quién competirá por la presidencia en las elecciones del 1 de julio.

"Cada día acortamos la brecha con el PRI y el 1 de julio sin duda refrendaremos la presidencia", dijo la candidata Josefina Vázquez, quien se comprometió a unir su partido y resaltar que "el valor no es una cuestión de género".

Vázquez apareció en últimas encuestas como favorita entre los tres, aunque detrás de Enrique Peña Nieto, que apuesta a regresar al poder luego de dos gobiernos consecutivos del PAN.

El debate la noche del martes la sentó junto a sus contrincantes Santiago Creel y Ernesto Cordero. No hubo ataques personales excepto por el señalamiento que hizo Cordero a Vázquez sobre su ausentismo en procesos de votación cuando fue diputada, puesto que dejó el año pasado para lanzar su precandidatura.

"Solo asistió al 6% de las votaciones, incluso de proyectos importantes", criticó Cordero. Vázquez no ofreció una respuesta directa y se limitó a leer un mensaje de felicitación por su trabajo en la coordinación de la bancada que le hizo en su momento el presidente Felipe Calderón.

Creel por su parte cuestionó a sus rivales por no discutir sobre temas como los monopolios, "tanto públicos como privados", tema que "es una deuda de los gobiernos panistas".

También insistió en hablar de su "nueva estrategia de seguridad pública", aunque no detalló qué acciones incluiría, pero reconoció que un paso importante sería "equiparar las leyes locales a los parámetros internacionales de derechos humanos".

Sobre la seguridad, uno de los principales retos para el siguiente gobierno luego de la ofensiva militar lanzada por el presidente Calderón contra los carteles del narcotráfico, Vázquez señaló: las fuerzas armadas "no regresarán a sus cuarteles hasta que se tenga la certeza de que tenemos policías confiables".

APR/klm