El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que pedirá al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, reunirse con los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) y los dirigentes de los partidos políticos para lograr un acuerdo conjunto a fin de que renuncien a la mitad del financiamiento público para el próximo año.

En conferencia de prensa, el mandatario apuntó que se revisará la legislación para conocer si es posible que los institutos políticos puedan manifestar en qué quieren que se utilicen los recursos a los que renuncien, para que sean devueltos etiquetados a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Al comentar que a la reunión se convocará a todos los partidos para buscar un mecanismo con el objetivo de que renuncien a parte de sus prerrogativas de manera voluntaria, López Obrador destacó que no se trata de presionar a nadie, sino que “es voluntario, pero hacerlo público, transparente”.

Consideró que “sería extraordinario que vinieran aquí; nos ponemos de acuerdo con los dirigentes, con los gobernadores y que se asignen los presupuestos a cada escuela, se entregan los cheques para que los padres de familia con los maestros administren ese dinero y reparen las escuelas”.

El presidente planteó que los recursos también podrían utilizarse en programas como el de becas para estudiantes pobres de preescolar, de primaria o secundaria, así como en la reparación de centros de salud en mal estado y la compra de equipo médico para hospitales.

Sobre este tema, celebró que Morena se haya pronunciado por renunciar incluso a 60% de sus prerrogativas, que alcanzarían cerca de 1,000 millones de pesos, lo que serviría para construir aulas o hacer reparaciones en los planteles escolares en 1,000 escuelas, de “a millón por escuela”, calculó.