La extracción de agua de subsuelo y la irrupción del ciclo natural del agua provocan el hundimiento de la ciudad de México a una velocidad de 10 centímetros o más al año, de acuerdo con cifras de la Dirección General del Sistema Nacional de Protección Civil.

La impermeabilidad del concreto hidráulico y asfalto dificulta la recarga de los mantos acuíferos. Ante esta situación, el ingeniero Jaime Grau creó el hidrocreto, un aditivo que sustituye la arena en la mezcla del cemento y que lo hace permeable, explicó Alejandro Álvarez, director comercial de Concreto Ecológico, la empresa que con su desarrollo obtuvo el primer lugar del Cleantech Challenge México 2012.

La permeabilidad del concreto disminuye la saturación del sistema de drenaje en la época de lluvia y permite la posibilidad de reusar el líquido, explicó Álvarez, al recordar que fue justamente por esta característica por la que la industria y el gobierno cuestionaron de inicio la durabilidad y resistencia del concreto.

Actualmente, el producto cuenta con la norma Onncce que otorga el Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y Edificación, la cual verifica comprensión, flexión y durabilidad. En el 2000, el hidrocreto recibió el Premio Nacional de Ecología y en el 2004 obtuvo el Green Business Award, otorgado por el World Resources Institute.

Entrevistado por El Economista, Alejandro Álvarez comentó que uno de los retos de la empresa es continuar desarrollando tecnología que beneficie el cuidado del medio ambiente.

Tras sortear las primeras dificultades, el desarrollo llamó la atención de grandes empresas y ahora tienen una alianza con Holcim Apasco para posicionar el producto en Latinoamérica, EU y Canadá. También han trabajado con GEO, SARE, ARA, ICA y Grupo Carso.

[email protected]