Los Cabos.- De cara a la reunión cumbre de líderes del Grupo de los Veinte (G-20), que se realizará aquí en junio próximo, el presidente Felipe Calderón Hinojosa llamó a actuar con "contundencia y oportunidad" para recuperar la estabilidad económica mundial.

"El diseño de las soluciones puede ser un problema de carácter de diseño técnico, pero la oportunidad y la contundencia es un asunto de liderazgo internacional, y eso es lo que el mundo está demandando en este momento", puntualizó.

Al ofrecer un mensaje en la reunión de cancilleres del G-20, Calderón Hinojosa indicó que este mecanismo es el foro más efectivo y el de mayor liderazgo para atender problemas globales urgentes, más allá de los meramente económicos, "pero aun en los económicos, tenemos respuestas a lo que estamos buscando".

"Sí es posible resolver la crisis coyuntural, la crisis de finanzas públicas que el mundo vive hoy, la crisis financiera, y al mismo tiempo estimular el crecimiento", comentó.

Ello, agregó, "si sabemos acertar en decisiones que tengan que ver con el comercio, con la infraestructura, con la inclusión financiera, con el crecimiento verde, con la desregulación y con los cambios estructurales que eleven la competitividad de nuestras economías".

Calderón Hinojosa convocó a que la Cumbre de líderes del G-20 en junio defina con éxito los trazos fundamentales para el futuro que es, a final de cuentas, nuestro destino común.

En su mensaje, el titular del Ejecutivo federal sostuvo que es urgente tomar medidas firmes para recuperar la confianza de los mercados globales.

Destacó que es fundamental distinguir entre problemas de liquidez y de insolvencia, lo cual constituye una lección importante a la luz de lo que ocurre en Europa.

"En los casos de insolvencia hay que reconocer y ajustar ya el tamaño de las deudas a su verdadero valor", anotó, tras considerar que la pérdida debe ser asumida tanto en los países en que incurrieron en ella, como en quienes otorgaron un crédito sin los fundamentos debidos.

En todo caso, sostuvo, trátese de acreedores individuales, institucionales o bancarios tienen que asumir esa pérdida "y ya corresponderá a los gobiernos tomar medidas internas para estabilizar, consecuentemente, su sistema financiero".

Recomendó que en los casos de liquidez, no de insolvencia, como puede ser el de economías tan grandes como España e Italia, debe implementarse "ya" una estrategia efectiva de contención, la famosa "barrera de fuego", para evitar que un problema de liquidez temporal se convierta en uno de insolvencia.

Calderón Hinojosa añadió que la respuesta debe ser "abrumadora" en términos del respaldo internacional; "esa es la clave para recuperar credibilidad y confianza" y para convertir un círculo vicioso en uno virtuoso.

En el G-20, dijo, se analizará también lo relativo al crecimiento económico, lo cual 'es vital' porque los ajustes fiscales provocan impactos recesivos necesariamente, que son insostenibles en el mediano plazo, "y que incluso hacen fracasar los propios ajustes fiscales".

Aseguró que la respuesta es múltiple, pues se deben hacer las reformas estructurales que ajusten la competitividad de las economías, y se debe ver al comercio global como "pieza estratégica" del crecimiento económico.

El presidente Calderón expuso que para México, que es la segunda economía emergente después de Corea en ocupar la Presidencia del G-20, esta distinción nos llena de orgullo, pero también de un gran sentido de responsabilidad, particularmente en un momento tan complejo como el que se vive.

"Estamos decididos a que la reunión de Los Cabos sea todo un éxito", anotó, y pidió el apoyo de todos y cada uno para el éxito de la cumbre.

Mencionó que las prioridades de México para el cónclave son cinco:

  • recuperar la estabilidad económica
  • recuperar el crecimiento
  • fortalecer las instituciones financieras internacionales
  • mejorar los sistemas financieros, incluyendo medidas para ampliar la inclusión financiera.
  • temas de la seguridad alimentaria y el crecimiento verde

MIF