En el Senado de la República continuarán las sesiones ordinarias presenciales del pleno cameral y el trabajo en comisiones, informó Ricardo Monreal Ávila (Morena).

“Seguimos trabajando, No se suspende nada. Se profundizan (las) medidas sanitarias, pero el Senado, (cuya labor) es una actividad esencial, como poder Legislativo no podemos dejar de funcionar”, afirmó el presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador de Movimiento Regeneración Nacional.

Entrevistado luego de someterse a la prueba de laboratorio PCR que le fue practicada en la sede senatorial para detectar el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19, Monreal explicó que la sesión ordinaria convocada para este martes se pospuso para mañana, a la espera de que todos los senadores y personal que se realizaron ayer 26 de octubre, el referido examen médico cuenten con el resultado correspondiente.

Para poder ingresar al salón de plenos, los senadores deberán comprobar, con el resultado de la prueba PCR, que no están infectados de coronavirus.

“Ya no se va a permitir el acceso (al pleno cameral) salvo a las personas que tengan su certificado negativo de hisopo actualizado; no habrá asesores, no habrá invitados, sólo legisladores; una parte, y otra parte (permanecerá) en sus oficinas”, precisó.

Esta semana, última que tiene el Senado para aprobar el paquete económico en materia de ingresos para el ejercicio fiscal 2021, ya que la Constitución establece que debe hacerlo a más tardar el 31 de octubre, habrá sesión ordinaria del pleno mañana y pasado mañana, aunque no se descarta llevarlo hasta el viernes.

Monreal Ávila rechazó que los tres senadores que informaron el fin de semana que padecen coronavirus, y Joel Molina, el morenista tlaxcalteca que falleció el pasado sábado a causa del Covid-19, se hayan infectado durante la sesión del martes 20, cuando se aprobó la extinción de 109 fideicomisos y fondos públicos, realizada toda la noche, hasta la mañana del miércoles, en la antigua sede senatorial de Xicoténcatl debido al bloqueo de las instalaciones actuales por manifestantes que demandaban frenar la reforma legal correspondiente.

rolando.ramos@eleconomista.mx