Con un recorrido por las instalaciones del edificio B2 del Centro Corporativo de Petróleos Mexicanos (Pemex), donde el jueves pasado se suscitó una explosión que quitó la vida a 37 personas, se constató que continúan los trabajos para determinar las causas del incidente, aunque el resto del corporativo está en condiciones de reiniciar labores el día de hoy.

El oficial Pedro Benítez Vélez, de la coordinación de la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), detalló que la explosión ocurrió en la parte sur del sótano del edificio donde cuatro trabajadores realizaban mantenimiento a los pilotes de acero que soportan la estructura.

El jefe de la cuadrilla de mantenimiento fue encontrado por un perro de la PGR media hora después del estallido. Diez horas después, el cuerpo de rescate de la Policía Federal halló el primer cuerpo calcinado, con lo que peritos de la PGR establecieron ese sitio como el lugar donde se inició la explosión.

A pesar de que el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, aseguró que el incidente se debe a una concentración de gas proveniente del subsuelo o de una fuga en una válvula del sótano, Matías Edmundo Méndez, del Cuerpo de Bomberos de Tacuba, aseguró que no cuentan con instrucciones para proceder en caso de contingencia por gas.

[email protected]