La consulta popular sobre Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) “no es un juego”, advirtió Alfonso Romo, próximo Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, por lo que “más vale que se tome en serio”, apuntó luego de reunirse con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Al ser cuestionado sobre el resultado que se obtendría de la consulta ciudadana sobre la viabilidad del NAIM en Texcoco o Santa Lucía, el integrante del próximo gobierno de Andrés Manuel Lopez Obrador dijo: “La consulta, no tengan duda,  ¡se va respetar!. Más vale que lo tomemos en serio porque esto no es un juego”.

Abundó que la consulta no puede fallar ni de forma ni de fondo, así que garantizó que habrá certeza, de modo que “el proceso será lo más perfecto posible”, aseguró Romo.

Entrevistado al término del Consejo Directivo de la Coparmex, el próximo encargado de la Oficia de la Presidencia mencionó que la consulta no podría tener errores debido a que se le ha invertido tiempo.

Comentó que Javier Jiménez, próximo titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) realiza las visitas a las comunidades en Texcoco para levantar el censo de la población afecta por la construcción del aeropuerto, pero no se ha determinado una postura, de modo qe se esperarán a los resultados de la consulta a finales de este mes.

En tanto, agregó que habrá “cirugía plástica” al actual aeropuerto, para dar condiciones factibles a los usuarios.

“En todos los escenarios que hay, el aeropuerto se va a terminar hasta 2023 o 2024, no en el 2019 o 2020, entonces como no vamos a estar a tiempo en el nuevo aeropuerto, ya sea éste o Santa Lucía, pues tenemos que darle cirugía plástica al viejo, y ponerlo en condiciones para que nos de tiempo para terminar el que vaya a ser”, dijo.

Respecto a la reunión que sostuvo con Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, Alfonso Romo garantizó que la transición política por el cambio de gobierno no afectará a la actividad empresarial,  pues habrá certeza de invertir y se abatirá la inseguridad.

“Estamos tratando de disipar todas las incertidumbres y crear un marco de confianza para que los empresarios se preocupen sólo en una cosa, dónde, cuándo y  cómo invertir. Tratar de darles toda la certeza de que a México lo vamos a convertir en una paraíso de inversión y empleo”, resaltó el también empresario.

Sostuvo que “nunca ha habido tanta confianza como hoy”, por lo que da la impresión y el potencial de que en México habrá crecimientos económicos altos, registrados desde hace muchos años.