La relatora especial de Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de derechos humanos, Margaret Sekaggya, advirtió sobre la impunidad en casos de violación de los derechos de los defensores en América Latina.

Durante la Presentación del Comentario a la Declaración de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, Sekaggya expuso que está consternada por el número de periodistas y comunicadores que han pagado con sus vidas el desempeño de su trabajo al denunciar los abusos de los derechos humanos. Ataques físicos, detenciones, interrogatorios y tortura han sido utilizados para silenciar a estos activistas .

El secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Gerardo Gil Valdivia, informó que entre el 2005 y el 2011 las quejas se incrementaron 100 por ciento.

Detalló que del 2005 al 2009 la CNDH recibió 21 querellas por año, en contraste con el 2010, cuando sumaron 48 quejas, y el 2011, cuando hubo 159, de las cuales 59 corresponden a agravios a defensores civiles de derechos humanos.

Emilio Álvarez Icaza, integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, expuso que la democracia en México tiene un gran déficit debido a que existe una crisis en cuanto a la protección de los defensores de derechos humanos y a los periodistas.

Indicó que el Estado no actúa y las autoridades locales son omisas, pues ni siquiera existe un mecanismo para apoyar a quienes están en riesgo y los casos quedan impunes.

[email protected]