Desde el año pasado la sequía en el norte del país revela un problema: el abuso del uso de tierras para ganadería y agricultura. Abastecer de alimentos a las poblaciones con sólo un par de cultivos y carne de res ha deteriorado y deforestado los ecosistemas. Voltear a nuevos mercados y sacar dinero de la conservación son opciones ante los efectos del cambio climático, coincidieron especialistas.

Pensamos que la carne de cocodrilo, cerdo de la montaña o venado es exótica; no reparamos que el ganado bovino y las reses no eran del país, así que introducirlos de manera extensa deteriora el ambiente y demanda mayores recursos para mantenerlos , dijo Marco Antonio Sánchez Martínez, subdirector de la Laguna de Términos, Área de Protección de Flora y Fauna.

Hace un año, el cocodrilo Moreletti era una especie amenazada. Los programas de recuperación lograron su reproducción en ranchos cinegéticos y ahora puede venderse su carne de manera controlada.

Tras una plaga en cocoteros en Ciudad del Carmen, Campeche, terrenos enormes quedaron vacíos. Marco Novelo apostó hace 10 años por un nuevo nicho de mercado: la crianza y producción de cocodrilos Moreletti. Con apoyo de la ONU y la Semarnat hoy dirige la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre Cocodrilos Maya y está a punto de vender 120 pieles a una empresa europea que fabrica bolsas para Hermés y Dolce & Gabbana .

Los habitantes del ejido La Cristalina, en Ciudad del Carmen, encontraron en la conservación de la selva un espacio para criar pecarí, un roedor llamado sereque, y tepezcuintles, que alimentan a esta comunidad en tiempos difíciles.

Las señales de la naturaleza son claras, expresó el secretario de la Semarnat, Juan Rafael Elvira Quesada, los ganaderos pueden seguir criando ganado, pero va a seguir muriendo. En promedio, los embalses están a 60% y habrá que esperar las lluvias del 2012 para tener un panorama más amplio sobre las necesidades hídricas a futuro.